Celos entre hermanos


Introducción

A pesar de que os hermanos mayores también están deseando tener un hermanito para tener un compañero de juegos y diversión, es normal la existencia de rivalidad, celos, y peleas entre los hermanos, sobre todo cuando son pequeños. En general, a todos se nos puede dificultar el cambio y nuestros hijos no son la excepción. Para ellos todo cambia, ya no son el centro y a partir de ahora el tiempo que reciben se reduce, los mimos se dividen… Llega un príncipe para destronar a un rey que hasta ahora había sido el centro de todas las atenciones y cuidados.

Sin embargo, los padres podemos hacer mucho para suavizar estas rivalidades y para establecer lazos de unión y crear una buena atmósfera familiar.

Lo primero que debemos saber es que experimentar celos es una reacción normal, temporal y que favorece que nuestro hijo se adapte a la nueva situación. Es de esperar que pasado un tiempo, y si se manejan bien las situaciones de conflicto, el niño se acomodará a esta nueva realidad y las respuestas emocionales y comportamentales se irán suavizando.

Por otro lado, te animamos a que veas los celos como una oportunidad para que tu hijo aprenda a superar obstáculos y dificultades. Podemos convertir esta crisis en un momento de crecimiento y superación. Nuestro papel como padres no es evitarles el malestar sino en facilitarle estrategias de afrontamiento adecuadas y acompañarles durante este proceso.

"No todos los niños manifiestan de la misma forma los celos."

En general es más probable que aparezcan celos y que la intensidad sea mayor:

  • Entre los dos y los tres años y cuando los hermanos son del mismo sexo.

  • Cuando la diferencia de edad entre hermanos es menor de dos años y medio. Debido a que ambos tienen necesidades muy similares y el grado de dependencia de los padres es muy alta.

  • O si el niño tiene baja tolerancia a la frustración, es probable que los celos se manifiesten con rabietas y llamadas de atención “exageradas” (romper juguetes, desobediencia, gritos…)

¿Cómo puedo saber si mi hijo está celoso?

Sabemos que el 90% de los niños experimentan cambios conductuales con el nacimiento de un hermano, así que es muy probable que tu hijo esté dentro de este porcentaje. También sabemos que aunque no todos los niños reaccionan igual, algunas de las manifestaciones más frecuentes son:

1. Rebeldía

La desobediencia, agresividad o negativismo son comportamientos típicos cuando los celos son muy intensos, siendo el principal objetivo: conseguir la atención . En algunos casos pueden aparecer insultos, agresiones a personas aunque no tenga relación directa con el niño o destrozos de objetos.

2. Llamadas de atención

Éstas varían en función de la creatividad e imaginación del niño, ¡las hay de todo tipo! Pueden hacer sonidos extraños, saltar, interrumpir conversaciones, a la pierna… Hay que armarse de paciencia porque el repertorio es amplio y variado.

3. Aislamiento

Hay niños que con el nacimiento de un hermano se sienten inseguros y prefieren resguardarse en su propio mundo. Aunque en e