Beneficios de hacer hijos lectores.



Con la cercanía del día del libro y siendo grandes fans del hábito de la lectura, no teníamos más remedio que escribir un breve artículo sobre la importancia que tiene esta maravillosa práctica en niños y adolescentes. Nuestro objetivo: intentar convencerte para que animes a tus hijos de cualquier edad a iniciarse en el fantástico mundo de la lectura en cualquiera de sus facetas.


Leer es un placer. Además de ser un entretenimiento barato y al alcance de todos, la lectura puede sumergirnos en mundos de fantasía. Harían falta vivir varias vidas para poder leer todo lo interesante que la literatura nos ofrece. Leer fortalece el espíritu y aclara el criterio. Pero además de eso, comporta numerosas ventajas que le conceden un gran valor añadido: Leer enriquece. Nuestro equipo ha revisado algunas de las numerosas investigaciones que lo demuestran. Esto es lo que hemos encontrado.

¿Sabías que el cerebro de tu hijo está en pleno desarrollo? Existen numerosas evidencias de que la lectura hace que nuestros hijos sean más inteligentes, neurológicamente hablando.

Uno de los hallazgos más interesantes es el aumento de la materia blanca en el cerebro infantil. En niños con cierto hábito lector se ha comprobado que el número de conexiones neuronales aumenta. 
Esto hace que mejore la capacidad de aprendizaje y el procesamiento de la información en todo el sistema nervioso.
También se ha comprobado cómo la lectura incide en el desarrollo de diferentes estructuras cerebrales relacionadas con el lenguaje y el pensamiento: córtex prefrontal y temporal, corteza cingulada, lóbulo parietal…

Tecnicismos aparte, se ha observado que los niños y adolescentes que leen (y son leídos) con asiduidad, disponen de mejores competencias intelectuales. Numerosos estudios demuestran que

  • La lectura aumenta el vocabulario y la capacidad de expresión oral.

  • La lectura entrena la capacidad de atención sostenida de los niños, mejorando también su capacidad progresiva de concentración.

  • Leer ayuda a los niños a pensar con claridad y a autorregularse, dos aspectos muy importantes a la hora de tomar buenas decisiones.

  • Los niños que leen desarrollan mejor su capacidad para comprender situaciones nuevas y ponerse en el lugar de otras personas.

  • Con la lectura infantil individual o en compañía se fomenta la imaginación, la creatividad y el ingenio.


Además, diferentes universidades, entre ellas la de Oxford, han demostrado que la lectura mejora el rendimiento escolar y predice el éxito profesional futuro.


En el plano psicológico, la lectura mejora el bienestar de los más pequeños, ayudándoles a estar calmados y reduciendo sus niveles de ansiedad y estrés.


¿No te parecen maravillosas todas estas ventajas?


También leer en compañía es beneficioso. Cuando leemos a nuestros hijos, les facilitamos un modelo de lectura y entonación, ayudándoles a comprender mejor las historias y mensajes que contienen las lecturas. Según la universidad de Sussex, (UK) leer a los hijos puede incidir en su razonamiento abstracto y en el desarrollo del juicio.




La lectura interactiva, (en la que comentamos con ellos los diálogos, acontecimientos e ilustraciones), clarifica notablemente el vocabulario que adquieren los niños.

Por no hablar de cómo se estrechan nuestros vínculos afectivos con este tipo de actividades compartidas…


Con este sencillo e interesante listado de beneficios, esperamos haberte motivado para animar a los más pequeños de la familia a comenzar a leer. Recuerda que nuestra mejor varita mágica para educar es el ejemplo y predicar con él hará que seamos imitados. Lee y anímales a que lean cualquier cosa: Libros que estén en casa, libros de sus hermanos, comprados, de préstamo, de intercambio, en forma de comic o poesía…


Recuerda: un buen libro siempre puede ser un gran premio. Haz que se enamoren de la lectura, pero respeta sus criterios. Tal y como reseñaba el escritor J.L. Borges, “El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta el modo imperativo”, por lo que nuestro último consejo es que permitas que tu hijo seleccione sus propias lecturas, siempre apropiadas a su edad, pero elegidas con él. Respeta sus gustos y sus tiempos, y permítele que se zambulla en su propio mundo de fantasía. Leer le harás más competente y feliz.


#Padresehijos #Familia

 

Copyright (c) 2022 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos