Hábitos para mantener o instaurar durante las vacaciones

Con la llegada de las vacaciones, podemos abandonar algunos hábitos importantes. Es cierto que el verano nos invita a la relajación y a flexibilizar algunas de nuestras rutinas pero no debemos cometer el error de cambiarlas radicalmente.

Desde nuestro punto de vista, los chicos deben continuar con una estructura diaria y con algunas actividades enriquecedoras para hacer en el día a día. Veamos algunas ideas:


Actividad física es importante que practiquen algún deporte o actividad que les mantenga activos. Durante el curso tienen educación física con lo que aseguramos varias horas a la semana de ejercicio y de hecho, en muchos casos a estas horas se le añade la práctica de algún deporte como fútbol, natación, baile…




Nuestra recomendación es que cada día hagan algo. Puede ser nadar en la playa o piscina, salir con la bicicleta, hacer rutas senderistas si veranéis en la montaña… También te animamos a que incorporéis el movimiento en lo cotidiano. Mandarles a comprar el pan al súper de al lado, si pedís comida ir caminando a recogerla al local, utilizar menos el coche y más la bicicleta…


En este punto hacemos mención especial de los adolescentes. Personas que pueden estar tumbados todo el día sin ningún problema. Si los tienes en casa, habla con ellos para ver qué les puede apetecer más. Si tienen la opción de elegir puede que les cueste menos. Jugar a tenis en familia o con amigos, algún deporte acuático, permitirles que vayan a la piscina municipal…


Vida social los adolescentes y niños, sobre todo éstos últimos, asocian mucho los amigos al colegio. Cuando llega el verano, se pueden ver aislados y con menos interacciones sociales hasta que retoman las clases.




Lo ideal es que durante las vacaciones tengan opciones para relacionarse con otros niños. Permite que bajen a jugar a la calle o urbanización, favorece que conozca a otras personas, organizad meriendas con compañeros de clase, juntaos con amigos o familiares que tengan niños… Las opciones como los campamentos, viajes para aprender idiomas o voluntariados son muy interesantes sobre todo si no tenéis niños en vuestro entorno.

Además, el aislamiento favorece que empleen su tiempo en actividades más sedentarias y solitarias como jugar a videojuegos, pasar todo el día con el móvil o ver series.

Si necesitas más ideas, te recomendamos que leas este artículo sobre “Amistad y verano”


Queremos hacer hincapié en la importancia de pasar tiempo de calidad en familia. Durante el curso, no siempre es sencillo sacar tiempo para dedicarlo exclusivamente a la familia. Entre semana es prácticamente imposible y los fines de semana suele haber compromisos y otras cosas que pueden distraernos de lo importante. La infancia y adolescencia son etapas que pasan y no vuelven. ¡No hay mejor regalo que el tiempo que le dedicas a tus hijos!


Recomendación para padres haced vida social vosotros también. Pasar algo de tiempo con amigos o familia en un ambiente distendido os ayudará a recargar pilas. Y por supuesto, no dejéis de pasar tiempo en pareja. Ya sabéis que es muy importante hacer algún plan a solas, sin niños. Te animamos a que leas nuestra sección de “Matrimonio y pareja” Encontrarás artículos para poner a punto tu relación de pareja.


Ayúdales a mantener su cerebro activo es cierto que los chicos trabajan mucho durante el curso. Hacen deberes, muchas horas de clase, exámenes… Esto nos puede llevar a cometer el error de no dejar espacio a actividades intelectuales. Nos dan pena y queremos de descansen pero les estamos haciendo un flaco favor porque cuando retomen sus clases tendrán el cerebro oxidado y les costará el doble.



Nuestra recomendación es que haya momentos para aprender o reforzar. Lo mejor es consensuar un horario para que se asocie la actividad a ese momento del día. No todos los días tienen que hacer de todo pero si aseguraros que al final de la semana, se hayan realizado estas actividades.

Algunas formas de hacerlo:

Lectura. La que ellos quieran. Pueden ser comics, novelas gráficas… Id a una librería para que pueda elegir o en las bibliotecas públicas que tienen un catálogo muy amplio y para todos los gustos. Leer debe ser algo que no puede faltar este verano.

Aquí te dejamos una selección de libros tanto para hijos como para padres.


Libros de actividades. Una buena opción porque son lúdicos y abarcan muchas áreas de conocimiento. Además puedes elegir aquellos que contribuyan a reforzar algún área concreta si lo necesita (caligrafía, operaciones matemáticas, ciencias, idiomas, comprensión lectora…) o que por los intereses de tus hijos, se adapten más a sus gustos.

Estas son algunas opciones:


Una sugerencia para adultos son los cuadernos Blackie Books. Te ayudaran a mantenerte activo cognitivamente al mismo tiempo que te distraes.


Idiomas. Una excelente forma de ejercitar el cerebro es a través de los idiomas. Busca opciones en tu ciudad porque seguro que hay actividades de todo tipo. Incluso si tenéis la oportunidad, puede ser muy interesante actividades más inmersivas como pueden ser los campamentos o viajes al extranjero. Además de reforzar o aprender el idioma, les vendrá bien para conocer a personas nuevas, otras culturas... y sobre todo, para potenciar su independencia.


Artes. En toda su extensión. Puede ser pintura, música, baile… Este tipo actividades quizás esté-n menos de moda entre los jóvenes pero sin duda son una buena vía para mantener el cerebro activo. Además, durante el curso se dedica la mayor parte del tiempo a actividades meramente académicas por lo que aprovechar el verano para el arte nos parece buena idea.


Juegos de mesa. Es una forma divertida para pasar el rato y mantener el cerebro activo. También es un buen momento para compartir en familia. Te dejamos una selección de juegos que estamos convencidos que os encantaran.



Videojuegos. Quizás te sorprenda que hayamos incluido este tipo de recurso pero sabemos que a los chicos les gusta y creemos que no hay que demonizar los videojuegos. Pensamos que más que luchar contra ellos, debemos buscar aquellos que sean buenas opciones. Hemos elaborado una selección te puede ayudar en la elección.



Actividades domésticas Desde nuestro punto de vista, es interesante que los niños y adolescentes, sepan y hagan tareas domésticas. Les ayuda a que sean más autónomos, a colaborar en casa, a ganar seguridad en sí mismo, a responsabilizarse de sus cosas y de cuidar la de los demás. El verano es un buen momento para mantener estos hábitos si ya los teníais, para ampliarlos o para aprenderlos. Aquí te dejamos algunos ejemplos por edad:

  • 2- 3 años: comer solo, regar plantas, recoger juguetes, llevar la ropa sucia al cesto…

  • 3-5 años: vestirse sin ayuda, ayudar a poner la mesa, asearse solo, limpiar el polvo…

  • 5-9 años: ordenar ropa, fregar platos, barrer o pasar el aspirador, emparejar calcetines, preparar la mochila para el cole/piscina/playa, quitar el lavaplatos…

  • +9 años: ir a la compra, sacar la basura, pasear y cuidar de animales, cuidar de un hermano más pequeño, tender la ropa, cocinar platos sencillos…



Antes de finalizar queremos hacer una reflexión. Algunas de estas actividades pueden ser tediosas o incluso aburridas para tus hijos. Nuestro consejo es que aquello que les cueste más esfuerzo lo hagan lo primero. Por ejemplo, si le da pereza hacer su cuaderno de actividades, pues habría que hacerlo después del desayuno. Después, una vez cumplido con estas pequeñas obligaciones, harían el resto de sus actividades. De esta manera, las actividades que más le gustan o entretienen se convierten en recompensas por haber realizado aquellas que aunque las pueden considerar menos atractivas, son muy importantes para ellos.


Y para vosotros, ¿qué actividades o hábitos no pueden faltar durante el verano? Os leemos en comentarios.

Echa un vistazo a nuestras últimas entradas