Suscríbete

a nuestra newsletter

¿Cómo promover la autonomía?

March 20, 2019

 

A veces nos sentimos incapaces de dejar a nuestros hijos estudiar por su cuenta o ir solos a algún sitio. Es difícil poner la barrera entre ser padres responsables y pasarnos de sobreprotectores. Pero debemos confiar en ellos y darles la suficiente libertad para que se conviertan en personas fuertes y responsables.

 

De esto trata el valor de la autonomía: Permitir a nuestros hijos tomar sus propias decisiones, equivocarse, aprender de los errores y desarrollarse como personas.

 

A continuación, presentamos algunas estrategias para fortalecer este valor en los más jóvenes.

 

  • Antes de nada, debemos enseñarles con calma cómo hacer las cosas y acompañarlos en los primeros intentos. Es necesario repetir el proceso varias veces hasta que sean capaces de hacerlo solos. Al fin y al cabo, somos sus principales modelos y debemos estar especialmente presentes al principio.  

  • Tenemos que fomentar que tengan sus propias responsabilidades. Pueden empezar por preparar la mochila de gimnasia o los libros para el día siguiente. A medida que se hagan mayores irán adquiriendo responsabilidades mayores, como preparar sus cosas para ir de viaje.

  • Dejarles cometer errores y animarles a seguir intentándolo. Si pierden algo o se olvidan de estudiar para un examen, aprenderán de ello para la próxima vez. Es importante que reforcemos sus esfuerzo y logros y les presentemos nuevos retos.

  • Estudios: Es bueno que marquemos sus hábitos de estudio, pero tendrán que hacerlo solos poco a poco. Irán aprendiendo a elaborar sus propios esquemas y hacer los deberes sin ayuda. Cuando sean adolescentes, tendremos que confiar en ellos y dejar de estar tan pendientes de sus exámenes o entregas.

  • Tareas domésticas: Recordarles que no estamos a su entera disposición y tienen que ayudar en casa. Les debemos explicar lo importante que es su colaboración: recoger su habitación, poner la mesa… o aquellas tareas que hayamos establecido. Llegará un momento en el que salga de ellos hacerlo solos y nos sorprendan poniendo mucho de su parte.

  • Cuidado personal: Una vez les hayamos inculcado los hábitos de higiene, podrán empezar a seguirlos de forma independiente. Para los más pequeños, ducharse o lavarse los dientes solos ya son pasos importantes. También irán vistiéndose sin ayuda, guardando su ropa en el lugar adecuado y finalmente, eligiendo qué prendas ponerse. A medida que se hagan mayores, tendremos que dejarles definir su propio estilo de ropa, su peinado…

  • Alimentación: En lo relativo a la comida, hay que permitirles ir haciendo todo aquello de lo que sean capaces. Usar los cubiertos, prepararse la merienda… Sin embargo, mientras sean niños es importantísimo enseñarles a seguir una dieta equilibrada. El objetivo es que puedan comer de todo y que no creen manías que puedan afectar sus hábitos alimentarios en el futuro.

En definitiva, tenemos que buscar un modelo educativo que fomente la responsabilidad. Pero para que puedan desarrollar su autonomía de forma adecuada, debemos encontrar un equilibrio. Además de confiar en sus capacidades, es importante definir normas claras y explicárselas.

 

La idea no es desentendernos, sino acompañarlos en el proceso e intervenir para ayudarles.

Compartir
Please reload

Please reload

Entradas relacionadas

Please reload

  • Facebook
  • Instagram

AVISO LEGAL

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos