Suscríbete

a nuestra newsletter

¿Cómo ser más agradecidos?

January 4, 2018

 

Como vimos en el artículo “La importancia de la gratitud”, son muchos los beneficios tanto mentales como físicos que nos aporta el ser agradecidos.

 

Hoy en día es fácil que nos perdamos los regalos que la vida nos hace entre tantas distracciones. El móvil, el estrés, las mil actividades que queremos abarcar… Vamos con la mente secuestrada por estas distracciones sin detenernos a observar lo que sucede a nuestro alrededor y corriendo el peligro de perdernos un sin fin de cosas maravillosas que cada día ocurren. La gratitud es un antídoto ante esta tendencia, una forma de darnos cuenta del presente, aumentar nuestras emociones positivas y mejorar nuestra salud física y mental.

 

Si quieres ser un modelo de gratitud y beneficiarte de todas sus bondades, atento a las pistas que te damos:

  1. Da las gracias por todo lo que la vida te ha regalado. Una familia, salud, un techo bajo el que dormir, vivir en una ciudad segura… Si buscas, encontrarás mil motivos.

  2. Escribe un diario de agradecimientos. Presta atención a lo que te rodea y al final del día anota 3 cosas por las que te sientes agradecido: una charla con una amiga, una buena noticia, un día soleado… Este ejercicio, aunque sencillo, es un medio estupendo para centrarte en lo que realmente importa y para mejorar tu estado de ánimo.

  3. Acostúmbrate a agradecer a tus seres queridos su amor y apoyo. Sin importar lo pequeño que sea el detalle, cualquier gesto merece nuestro agradecimiento. Además te animamos a que busques diferentes formas de dar las gracias como inventarte una canción, dejar una nota en la nevera, escribe una carta de agradecimiento o sorprenderle con una caja de bombones… ¡El impacto de tu agradecimiento será aún mayor!

  4. Regodéate en lo bueno que te ocurre. Se ha comprobado que cuando nos ocurren cosas buenas, no solemos sacarle todo el provecho que podríamos y eso en ocasiones nos conduce a no experimentar tanta gratitud como sería esperable. Te animamos a que cuando algo bueno ocurra tomes fotografías mentales, des las gracias, te felicites a ti mismo si es resultado de tu esfuerzo, agudices tus sentidos, vivas el momento…

  5. Redescubre momentos gratificantes. Otra forma de hacer florecer la gratitud es sacando de tu memoria cosas que en su día fueron positivas para ti y te impactaron. El día que nacieron tus hijos, el día que alguien te tendió su mano cuando lo necesitabas…

  6. Acostúmbrate a ver las situaciones difíciles como oportunidades para aprender. Siéntete agradecido por lo que puedes aprender y crecer incluso de los momentos de adversidad.

  7. Practica un día de gratitud a la semana. Elige un día y proponte agradecer activamente todo lo que los demás y la vida te ofrecen… y ¡no te quejes por nada!

 

Al final, recuerda que no se trata únicamente de las cosas que nos sucedan sino de cómo las interpretamos.

 

 

“Cuando nos centramos en la abundancia, sentimos que nuestra vida es abundante; cuando nos centramos en la escasez, sentimos que nuestra vida está llena de carencias. Todo depende simplemente de dónde centremos nuestra atención”. 

Susan Jeffers

 

Compartir
Please reload

Please reload

Entradas relacionadas

Please reload

  • Facebook
  • Instagram

AVISO LEGAL

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos