Suscríbete

a nuestra newsletter

Nos separamos: ¿cómo se lo contamos a nuestros hijos?

April 22, 2019

 

 

INTRODUCCIÓN

¿CÓMO DAR LA NOTICIA A NUESTROS HIJOS? 

CÓMO ABORDAR EL DIVORCIO SEGÚN LA EDAD 

0-5 años

6-11 años 

12-14 años

ELEMENTOS QUE FACILITAN LA ADAPTACIÓN A LA NUEVA REALIDAD

RECURSOS

Libros para padres 

Libros y cuentos para hijos 

Guías

 

 

INTRODUCCION

 

El divorcio afecta a muchas familias. El proceso de separación en sí mismo es muy doloroso y pueden aparecer algunas dificultades. 

 

 

¿Cuál es el mejor momento para decírselo?, ¿debemos estar los dos padres juntos?, ¿qué información debemos darles?, ¿qué reacciones podemos esperarnos?... Es normal querer minimizar daños pero lo primero que debemos aceptar es que, por muy bien que lo hagamos, nuestros hijos van a vivir un duelo y necesitarán un tiempo para procesar y adaptarse a la nueva realidad. 

 

A lo largo de esta guía os ofrecemos pautas específicas para que afrontéis este proceso de forma exitosa. 

 

 

¿CÓMO DAR LA NOTICIA A NUESTROS HIJOS? 

 

Una de las preocupaciones durante el proceso de divorcio es cómo transmitir la decisión a los hijos. Pero tenemos que tener en cuenta que, además de decirlo correctamente y cuando ya están consensuados los aspectos prácticos (régimen de visitas…), debemos dejar un tiempo para que nuestros hijos puedan asimilar la noticia.  Algunos responden con rabia, otros con el silencio, con indiferencia…

 

Debemos considerar estas reacciones como formas de comunicar y por lo tanto no deben ser ignoradas. 

 

Los consejos que te presentamos a continuación te ayudarán a transmitir la noticia con calma y seguridad. 

 

1. Presentar la ruptura como decisión conjunta. Lo ideal es dar la noticia juntos siempre que sea posible. Pero si se da por separado, es esencial que la versión sea la misma. Y si sólo es uno de los progenitores el que quiere separarse, es importante transmitir que es algo de mutuo acuerdo para evitarles confusión, malestar y falsas esperanzas.  

 

Por ejemplo: “Mamá y yo vamos a divorciarnos. Lo hemos pensado mucho y creemos que es lo mejor para la familia”. 

 

2. Transmitid una explicación de la ruptura clara y sencilla. Evitad dar detalles innecesarios que pueden ser dolorosos (infidelidades, adicciones…), frases contra el otro (“Tú madre quiere que no os vea más”, “Tú padre es el responsable de todo esto”…) o información demasiado imprecisa (“Esto es cosa de mayores”, “Ya veremos como salimos adelante”…) Para no desviarte de tu objetivo, antes de hablar pregúntate: ¿Qué quiero conseguir con la información que estoy dando? ¿Estoy cuidando emocionalmente a mis hijos diciendo esto? 

 

No os asustéis si tras dar la noticia o en los momentos posteriores tus hijos lloran, se enfadan, actúan con indiferencia o desprecio, es normal. Intentad respetar sus tiempos de asimilación y ajustaros, dentro de lo posible, a sus ritmos.

 

3. ¿Cuándo informar al niño? Cuando la decisión sea definitiva porque lo contrario puede generar ansiedad y estrés.

 

Por ejemplo: “Cariño, lo hemos pensando mucho y la decisión está tomada”.

 

4. Dejad claro que ellos no son responsables de la ruptura. En ocasiones los hijos pueden culparse de la ruptura (“Si hubiera recogido mis juguetes papá y mamá seguirían juntos”, “Han roto porque siempre discuten cuando me porto mal”, “Papá se ha ido porque ha dejado de quererme”…) por eso debemos aclarar que ellos no son la causa de la separación.

 

Por ejemplo: “Papá y yo vamos a separarnos porque ya no nos queremos como pareja,  pero tú no has hecho nada mal. A veces las parejas se dejan de querer pero con los hijos eso no pasa. Mamá y yo te seguimos queriendo tanto como antes”

 

5. Explicar los cambios que se van a producir. Desde el principio deben saber cómo va a funcionar la dinámica familiar a partir de la ruptura. Cambios en rutinas, cuándo verán al padre que no conviva habitualmente con ellos, dónde vivirán, cosas que no cambiarán… Esta información reduce considerablemente la incertidumbre y la ansiedad y favorece la adaptación a los cambios. 

 

6. No hay ni buenos ni malos. Una ruptura mal gestionada puede dar lugar a insultos, desprecio o agresividad hacia la expareja (“Tu padre nunca me ha querido”, “Tu madre ha destrozado nuestra familia”…)Estos comportamientos generan mucho malestar y dolor en los hijos por eso debemos hacer de tripas corazóne intentar hablar del otro de forma positiva o al menos, no hablar mal. 

 

Se ha comprobado que utilizar a los hijos como “basurero emocional” puede generar graves problemas psicológicos (fobias, ansiedad por separación, depresión, rechazo a uno de los padres…) 

 

7. La pareja se rompe pero la familia no. Los niños necesitan sentirse seguros así que se les debe transmitir que la familia seguirá estando ahí y que les seguirán queriendo pase lo que pase. Podéis decir algo así: “Papá y yo ya no vamos a vivir juntos pero seguimos siendo una familia y eso nunca cambiará” 

 

A determinadas edades, los niños consideran que la familia son los padres y los hijos que conviven juntos. Si percibes que tu hijo está confuso puedes ayudarte de algún libro como los que te sugerimos en el apartado “Recursos”.

 

 

Por último, os recomendamos que os mostréis abiertos al diálogo. Podéis preguntar si tienen dudas, alguna preocupación… y dejarles tiempo para procesar la información y q pregunten más tarde. Si se normaliza la situación desde el principio y os ven calmados, la adaptación será más fácil y se creará una atmósfera de seguridad y tranquilidad. 

 

 

CÓMO ABORDAR EL DIVORCIO SEGÚN LA EDAD 

 

Aunque el divorcio se gestione bien debemos tener en cuenta que pueden surgir algunos problemas.  El periodo más crítico es el año siguiente a la separación porque es cuando se producen la mayoría de los cambios (vacaciones, celebraciones…).

 

0-5 AÑOS

 

A esta edad no tienen capacidad para entender bien situaciones complejas como puede ser un divorcio. No obstante, hay que informarles de la nueva situación y de los cambios principales que se producirán. En esta etapa necesitan sentirse seguros por eso se deberá hacer hincapié sobre todo en lo relativo a sus rutinas y cuidados. Si se lo explicas a través de algún dibujo o cuento lo entenderán algo mejor.

 

Pueden aparecer reacciones como: 

 

Miedo a la separación, cambios de humor, irritabilidad o regresiones (volver a querer dormir acompañado, hacerse de nuevo pis encima…) 

 

¿Cómo dar la noticia? 

 

La información que deis debe ser clara y concreta. Si el niño pregunta, se pueden dar más datos pero siempre de una forma muy sencilla.

Cariño, papá y mamá se han separado. Papá va a vivir en otra casa y tú y yo seguiremos viviendo aquí. Pero aunque vivamos separados, los dos te seguimos queriendo mucho y te vamos a seguir cuidando. 

 

Preguntas frecuentes: 

 

− ¿Dónde vive papá? 

Papá vive en una nueva casa muy bonita que está cerca de aquí. ¿Quieres ver una foto?

− ¿Tú también te vas a ir de casa?

No. Yo me quedaré viviendo en esta casa contigo. 

− ¿Quién me va a cuidar?

Papá y yo (mamá) te seguiremos cuidando como hasta ahora. Yo te llevaré y recogeré del cole todos los días y papá te recogerá los domingos por la mañana para que paséis el día juntos. 

− ¿Ya no veré más a papá? 

Podrás seguir viendo a papá pero no todos los días como hasta ahora. Si quieres, todas las noches puedes hablar por teléfono con él. 

− ¿Papá se ha ido porque me porto mal?

No. Papá te sigue queriendo muchísimo y no se ha ido porque te portes mal. 

 

6-11 AÑOS 

 

Entienden mucho mejor lo que supone un divorcio pero siguen encontrando dificultad para comprender aspectos complejos. Por ejemplo: el motivo de la separación o la irreversibilidad de la decisión. 

 

Pueden aparecer reacciones como:

 

Miedo, ansiedad, enfado, culpa, tristeza o intentos para que los padres vuelvan a estar juntos.  

 

¿Cómo dar la noticia?

 

La información que deis debe ser concreta y clara. Hemos tomado la decisión de separarnos porque ya no somos felices juntos.  Y aunque papá se mudará a otra casa, seguiremos siendo una familia como hasta ahora. Juntos superaremos esto. Es normal tener preguntas, ¿hay algo que quieras saber?

 

Aunque con dificultades, a estas edades empiezan a transmitir sus emociones y preocupaciones. Para facilitar la comunicaciónentre nosotros es mejor utilizar un estilo indirecto: “Es normal sentirse triste en esta situación”, “Es normal enfadarse cuando las cosas no salen como queremos”en lugar de “¿Estás triste? o ¿Estás enfadado?”

 

Preguntas frecuentes: 

 

− ¿Os habéis separado por mi culpa? 

No, tú no has tenido nada que ver en esta decisión. Nos hemos separado porque no nos llevamos bien y discutíamos mucho. 

− ¿Si me porto bien volveréis a estar juntos? (6- 9 años)

No, cariño. Mamá y yo no vamos a volver juntos. La decisión ya está tomada y no podemos cambiarla. No puedes hacer nada para que cambiemos de opinión.

− ¿Dónde voy a vivir?

Seguirás viviendo aquí conmigo. Papá se irá y vivirá en una casa nueva. Algunos días de la semana, podrás quedarte a dormir en su casa. 

 

12-14 AÑOS 

 

La comprensión sobre lo que supone un divorcio es prácticamente total. Además, tienen suficientes habilidades para detectar sus preocupaciones y expresar sus emociones, facilitandoles la adaptación a la nueva realidad. A veces expresan incluso con que padre quieren quedarse. Si esto ocurre, no es bueno discutir este tema en un primer momento, mejor dejar reposar toda la información y después tomar decisiones. 

 

En esta etapa encuentran en sus compañeros y amigos su mejor apoyo. No solo les ayudan a distraerse y desconectar sino que suelen abrirse a ellos con más facilidad que con los adultos. 

 

Pueden aparecer reacciones como:

 

Irritabilidad (más de lo habitual), aparente indiferencia y distanciamiento o provocaciones (malas contestaciones, desobediencia...).

 

¿Cómo dar la noticia?

 

La información que deis debe ser directa pero dejando espacio al diálogo. 

Hemos tomado la decisión de separarnos. Lo hemos pensado mucho y creemos que es lo mejor para todos. Vosotros os quedaréis viviendo conmigo y papá se mudará a otra casa. Pero que papá y yo no seamos pareja, no quiere decir que vayamos a dejar de ser una familia como hasta ahora. Vais a seguir teniéndonos a los dos para todo. Es normal que tengáis preguntas así que podéis hablar con nosotros siempre que lo necesitéis.

 

Preguntas frecuentes: 

 

− ¿Y por qué os separáis? 

Nuestra relación se ha ido estropeando y creemos que lo mejor es divorciarnos. No podemos seguir viviendo juntos porque discutimos mucho y no somos felices así. 

− ¿Esto ha sido culpa de mamá/papá verdad? 

No. Esto ha sido una decisión que hemos tomado de forma conjunta. No hay culpables. Era una situación que no podíamos mantener más tiempo porque estábamos haciéndonos daño y no queríamos perjudicar más a la familia. 

− ¿Me tengo que cambiar de casa/colegio?

No. Seguirás viviendo aquí/yendo a tu colegio pero algunos días de la semana, irás a casa de tu padre y dormirás allí. 

 

Todas estas reacciones y preguntas son normales al inicio de la separación. El niño con el tiempo se irá adaptando a la situación y éstas irán desapareciendo de forma progresiva. 

 

 

ELEMENTOS QUE FACILITAN LA ADAPTACIÓN A LA NUEVA REALIDAD

 

Además de transmitir adecuadamente la noticia y de gestionar bien las principales reacciones, es importante tener en cuenta estos elementos que os allanarán el camino de este proceso. 

 

  • Mantener relaciones continuadas con ambos padres y familiares (abuelos, primos…)

  • Que ambos padres sigan ocupándose de las necesidades de sus hijos (tutorías, pediatra, funciones escolares, graduaciones…)

  • Tener habilidades de resolución de problemas relacionados con sus hijos. 

  • Capacidad para dejar al margen a los hijos de problemas de adultos. 

  • Respeto y aceptación de la expareja. No hablar mal ni tener actitudes negativas hacia el otro padre. 

  • Ambiente familiar positivo y abierto al diálogo. 

  • Intentar que haya el menor número de cambios posibles después del divorcio.  Si es posible, mantener el mismo colegio, rutinas, actividades extra escolares...

  • Tener un grupo de apoyo sólido (amigos, centro escolar, familia...)

  • Buena situación económica y cultural. 

  • Adecuado ajuste emocional de los niños previo al divorcio. 

  • Mantener custodia compartida. 

  • Relación positiva con al menos uno de los padres. 

  • Actitudes positivas por parte de los padres: verbalizar que el padre ausente les quiere mucho, animar a que compartan con el padre ausente las buenas noticias, normalizar la discrepancia en ideas, evitar discusiones delante de los hijos, elogiar a la expareja… 

 

RECURSOS

 

Libros para padres: 

 

 

El niño ante el divorcio

Carmen Godoy Fernández y Encarna Fernández Ros. Pirámide

 

Libro muy completo y práctico que te ayudará a resolver cuestiones como las reacciones habituales según la edad, cómo informar de la separación, tipos de custodias, elementos que facilitan la adaptación…

 

 

 

 

 

Cómo explicar el divorcio a los niños

Beyer, R. y Winchester, K. Oniro.

 

Manual sencillo en el que explican cómo orientar el proceso de separación para mantener una actitud positiva y afrontarlo de forma exitosa. 

 

 

 

 

 

 

Cómo afrontar el divorcio. Guía para padres y educadores

Maria Sureda. WoltersKluwer

 

El objetivo de este libro es ayudar a los padres y educadores a gestionar de forma adecuada el proceso de divorcio para facilitar a los hijos o alumnos la adaptación a la nueva realidad. 

 

 

 

Libros para hijos: 

 

 

Cuentos para enseñar a tus hijos a entender el divorcio (El Niño y su Mundo)

Janet R. Johnston y Joan Carles Guix. Zenith

 

Libro formado por 15 cuentos  para ayudarles a comprender y superar la separación de sus padres. 

 

 

 

 

 

 

El espejo en casa de mamá y El espejo en casa de papá 

Luis Amavisca y Betania Zacarias. NubeOcho. (A partir de 3 años) 

 

Un libro en el que aparecen dos historias: la de mamá y la de papá. El texto es prácticamente el mismo pero con algunas variaciones.

 

El mensaje es que aunque papá y mamá viven en casa separadas, siguen queriendo mucho a su hijo.

 

 

¿Cuándo se irán estos?

Ute Krause. Juventud (A partir de 3 años)

 

Una historia sobre unos hijos que hacen todo lo posible para deshacerse la nueva pareja de su padre y los hijos de ésta porque están cansados de ir de casa en casa.El problema es cuando lo consiguen, su padre se siente muy triste. Al darse cuenta de esto, empiezan a pensar que se han equivocado. 

 

 

Clara tiene una gran familia 

Roser Rius Camps. SM (A partir de 4 años)

 

Trata sobre una niña que al dibujar a su familia, se da cuenta de lo grande que es. Es un cuento ideal para aquellos niños que forman parte de familias reconstituidas. 

 

 

¡Vaya lío de familia!

Pascale Francotte. La Galera. (A partir de 6 años) 

 

Va dirigido a familias reconstituidas. Ayuda a entender que después de la separación, tanto papá como mamá pueden conocer a otras personas y aumentar la familia. 

 

 

No es tu culpa, Koko Oso

VikkiLanski y Jane Prince. Book Peddlers. (A partir de 8 años.) 

 

Libro para que padres e hijos lo lean juntos. Normaliza emociones como el enfado y les ayuda a comprender que nos son responsables del divorcio de sus padres.

 

 

 

 

Cuando mamá y papá se separan

Emily Menéndez-Aponte. Editorial San Pablo. (A partir 8 años) 

 

Historia llena de realismo pero tratada con mucha ternura. El objetivo es que los niños entiendan que la separación de sus padres no su es culpa y que ellos siempre tendrán quien los quiera. 

 

 

Guías

 

Me separo y ahora qué. Comunidad de Castilla y León.

 

Guía orientada a mejorar el bienestar  tanto de padres como de los hijos. Está pensada sobre todo para que los padres sobrelleven mejor todos los cambios tanto a nivel de familia como a nivel individual. 

 

La familia ante momentos difíciles. Cap. La familia se separa. Comunidad de Madrid. 

 

En el capítulo “La familia se separa” encontrarás información y consejos para afrontar y adaptaros mejor a la nueva situación. 

 

Guía para padres y madres en situación de divorcio. Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz 

 

Ayuda a dar respuesta a muchas de las dudas que surgen cuando se inicia un proceso de divorcio.

 

 

Compartir
Please reload

Please reload

Entradas relacionadas

Please reload

  • Facebook
  • Instagram

AVISO LEGAL

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos