Suscríbete

a nuestra newsletter

¿Cómo cultivar y ser ejemplo de amor y generosidad como padre o madre?

August 4, 2019

 

“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo.”

 

Eduardo Galeano

 

 

Como hablamos en el artículo Cómo enseñar a los hijos el valor del amor, la bondad y la generosidad, la bondad y generosidad son el motor que nos impulsa a acercarnos a los demás de una forma desinteresada buscando dar más que pretendiendo recibir. En este artículo hablaremos de cómo ser ejemplo de amor y generosidad.

 

Predica con tu ejemplo

 

Las palabras se las lleva el viento pero los actos se quedan grabados. Sé generoso con tus hijos, con tu cónyuge, ayuda a los que lo necesitan, consuela a quien sufre… 

 

Muéstrate agradecido

 

G-R-A-C-I-A-S es una palabra mágica. Elogia a aquellas personas que tengan actos de bondad hacia ti para hacerles saber que es algo que te hace sentir bien y para animarles a que lo repitan en un futuro. 

 

Práctica la empatía

 

La empatía nos permite ponernos en el lugar de los demás, indagar en sus emociones y pensamientos y hacernos una idea de cuáles pueden ser sus necesidades. Para ser bondadoso es necesario ponerse las “gafas de la empatía” para ver más allá de nosotros mismos y poder entender cómo se sienten los demás. 

 

También te animamos a que practiques la empatía en situaciones del día a día. Por ejemplo: cuando tu hijo se caiga y vaya hacía ti llorando puedes decir “no llores por eso, que es un raspón sin importancia” o practicar tu empatía diciendo: “Es normal que llores porque los raspones duelen mucho. Vamos a echarle un poco de agua y verás como enseguida puedes volver a jugar”. Tu hijo se sentirá reconfortado con tus palabras y además le estarás dando un buen ejemplo de empatía. 

 

Corrige desde el cariño 

 

Cuando corregimos a nuestros hijos desde el afecto y la empatía, les mandamos un mensaje importante: mi amor hacia ti es incondicional, aunque no lo hayas hecho bien. Además, el clima positivo que se genera predispone más a la escucha y a la reflexión. Los cambios son mucho duraderos cuando se hacen con cariño.

 

Ofrece oportunidades

 

No te empeñes en que tu hijo sea más generoso obligándole a compartir a la fuerza. Es más eficaz que crees situaciones en las que tu hijo comparta y lleve a cabo actos de generosidad y bondad sin sentir que se les está imponiendo, por ejemplo: “¿Por qué no ayudas a papá a hacer las camas?” o “¿Te has fijado lo aburrido que está tu hermano? Quizás podrías jugar con él.”

 

Implícate en causas

 

No hay que realizar grandes proezas, sino pequeños gestos cotidianos de ayuda y amor hacia los demás: participar en una campaña del kilo, hacer un donativo a una causa o compra en comercio justo… son pequeñas contribuciones  que están al alcance de cualquiera. Seguro que en tu entorno hay más de un proyecto solidario del que puedas formar parte. Apúntate al que más te interese y siempre que podáis,  hacedlo en familia.

 

Un ejercicio que podéis hacer desde pequeños es darle una monedita a tu hijo pequeño para que se la de a un indigente en la calle. Puedes aprovechar para cultivar la compasión hacia el indigente y la gratitud por su situación privilegiada y aprovechar para hablar con él sobre estas cosas. 

 

Ten clara tus prioridades

 

Dale a la educación en la bondad y generosidad la relevancia que merece en tu proyecto educativo. Existen colegios, campamentos, asociaciones o grupos que dan una  importancia especial a esta área en su currículum. ¿Qué importancia le das tú? ¿Qué lugar ocupa en tu lista de prioridades?

 

 

 

Más sobre el tema...

 

Este artículo forma parte de una guía para educar en el amor, la generosidad y la bondad. Si quieres seguir leyendo sobre el tema te invitamos a leer los artículos relacionados que encontrarás al final del artículo o descargar la guía completa.

Lecturas recomendadas

 

En defensa del altruismo. El poder de la bondad.

Autor: Matthieu Ricard

Editorial: Urano

 

El autor nos presenta el altruismo y la bondad como antídotos para las crisis de valores en occidente. Nos ayuda y motiva a potenciar estas cualidades que aunque innatas, si no las cultivamos no florecen. Una lectura muy interesante que nos invita a la reflexión.

 

Vivir éticamente. Como el altruismo eficaz nos hace mejores personas.

Autor: Peter Singer

Editorial: Paidós

 

A lo largo de sus páginas se reflexiona sobre la idea de que para vivir éticamente debemos procurar hacer el bien. Una forma de conseguirlo es a través de lo que denomina “altruismo eficaz” es decir, utilizar todos los medios a nuestro alcance para ayudar a los demás y para difundir la importancia de practicar la bondad y la generosidad.

 

El libro de la generosidad.

Autor: Mónica López

Editorial: Grijalbo

 

Partiendo de la premisa de que hacer el bien nos hace más felices, la autora nos propone ejercicios, relatos inspiradores y todo tipo de recursos para entrenar la generosidad y la empatía. Una lectura amena y muy enriquecedora.

 

El poder de la bondad.

Autor: Piero Ferrucci

Editorial: Urano

 

Piero Ferrucci ha seleccionado algunas de las cualidades que son esenciales para ser bondadosos y ofrece recursos prácticos para poder potenciarlas y vivir la bondad de forma plena. Nos invita a nadar contracorriente y contribuir a hacer de este mundo un lugar mucho más amable.

 

 

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos

Compartir
Please reload

Please reload

Entradas relacionadas

Please reload

  • Facebook
  • Instagram

AVISO LEGAL

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos