Suscríbete

a nuestra newsletter

Siete caminos para enseñar el valor de la gratitud

March 20, 2019

 

Son muchos los estudios que sugieren que la gratitud juega un importante papel en el bienestar de los jóvenes. La gratitud es considerada como un colchón que amortigua el estrés y la depresión. Y hoy sabemos que los niños que son agradecidos tienen más probabilidad de tener un grupo de apoyo sólido y duradero.

 

Un estudio reciente sugiere que los adolescentes (11-13 años) que son agradecidos en comparación con los menos agradecidos, son más felices y optimistas, tienen mejor apoyo social, están más satisfechos en el colegio, con la familia, en la comunidad, con los amigos y con ellos mismos. Estos mismos estudios  confirmaron que los adolescentes más mayores (14-19 años) están más satisfechos con sus vidas, utilizan sus fortalezas para mejorar la sociedad, están más comprometidos en sus obligaciones y aficiones, son menos envidiosos, presentan menores índices depresión y son menos materialistas.

 

¿Cómo podemos fomentar la gratitud en los niños? Los autores creen que la gratitud nace de una relación amorosa y crece a partir de esa conexión. Nos resumen 7 caminos que podemos tomar para hacer de nuestros hijos personas agradecidas.

 

1 . Se un modelo de gratitud
 

Expresar gratitud a través de palabras, escritura y pequeños regalos o actos de reciprocidad son maneras de enseñar a los niños cómo ser agradecido. Hacer esto les ayudaa expresar la gratitud abiertamente y a hacerles conscientes de la cantidad de cosas por las que pueden estar agradecidos. Podemos incluso ser más directos y pedirles que valoren lo positivo de cada cosa que reciben de la vida y de los demás.

 

2. Pasa tiempo con ellos
 

Los niños, y aunque no lo parezca también los adolescentes, están deseando pasar tiempo con los padres. Durante este tiempo podéis cultivar  la empatía y aprender mucho los unos de los otros. La empatía ha resultado ser una emoción muy  importante para el desarrollo de la gratitud y el comportamiento moral.

 

3. Favorece la autonomía de tus hijos
 

Proporcionar a  tus hijos unos límites firmes pero flexibles al mismo tiempo que el afecto necesario, favorece su autonomía,mejora las relaciones familiares y ayuda a potenciar sus fortalezas y talentos.

 

4. Utiliza los puntos fuertes de tus hijos
 

Anima a tus hijos a que utilicen sus fortalezas siempre que puedan. Sentirse útiles en la sociedad les ayudará a ser más agradecidos.

 

5. Ayúdales a conseguir metas importantes
 

Los jóvenes tienden a quedarse en lo superficial de la vida. Para ellos es más importante su imagen personal y social que lo que se esconde debajo de ellas. Aunque esto lleva normalmente al éxito social, no permite establecer relaciones profundas y desarrollar la verdadera gratitud.

Como padres podéis guiarles para perseguir metas como el crecimiento personal, la contribución a la comunidad, la autonomía personal…

Que tus hijos sientan que cumplen un papel en la sociedad y que consiguen retos importantes, les ayudará a desarrollarse como buenas personas y a ser felices.

Si quieres ir más lejos, saborearlos logros con ellos y anímales a que agradezcan a los que les han ayudado a alcanzar sus metas.

 

6. Anímales a que ayuden a los demás
 

Cuando los niños echan una mano, sobre todo cuando emplean sus talentos, se sienten más conectados con aquellos a los  que están ayudando, favorece su  comportamiento prosocial y el desarrollo de amistades. Para ayudar a los niños a fortalecer sus relaciones debemos animarles a tener en cuenta a los demás, a dar las gracias con regularidad y ser cooperativo, serviciales y generosos.

 

7. Ayúdales  a encontrar su propósito de vida
 

El propósito es como una brújula que ayuda a los jóvenes a tener una vida con sentido. Debemos contribuir a que encuentren sus pasiones, sus valores, sus intereses y sus sueños. Ayudar a nuestros hijos a que sean agradecidos con la vida es positivo porque incluye al resto del mundo y motiva para que hagan cosas por el bien de los demás. La sociedad y las familias necesitan estos sentimientos de gratitud. Debemos poner nuestro granito de arena para ayudar a los niños a convertirse en adultos morales y compasivos.

 

Hay muchos caminos para cultivar la gratitud en los jóvenes pero ninguno es rápido. Cualquier cosa que vale la pena requiere mucho tiempo y esfuerzo. Depende de todos nosotros que esto ocurra.

 

 

Autores:  Jeffrey Froh y Giacomo Bono

Artículo original: Seven Ways to Foster Gratitude in Kids

Compartir
Please reload

Please reload

Entradas relacionadas

Please reload

  • Facebook
  • Instagram

AVISO LEGAL

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos