Suscríbete

a nuestra newsletter

Tres razones para fomentar la gratitud en tus hijos

March 20, 2019

 

Es poco frecuente sentirse agradecido por todo lo que tenemos. Damos por hecho que es normal tener luz, un techo bajo el que dormir, levantarnos más sanos que enfermos, algo de dinero en la cuenta, saber leer… pero la realidad es que hay millones de personas en el mundo que no corren la misma suerte. Somos unos afortunados. Tenemos muchas más cosas de las que necesitamos, pero aún así siempre queremos más. Y como no podía ser de otra forma, a nuestros hijos le sucede lo mismo. Acostumbrados al exceso de todo se nos olvida lo más importante, estar agradecidos por ello.

 

Son muchas las ventajas de la gratitud. Veamos algunos de los efectos que tiene en nuestros hijos:

  • Los niños agradecidos son más generosos con los demás

Cuando nos sentimos agradecidos somos más propensos a hacer cosas buenas por los demás. En la Universidad de Yale se  llevó a cabo un estudio para comprobar si también ocurría esto en los niños pequeños. Hicieron dos grupos de niños entre 4 y 8 años a los que se les regaló un peluche. A la mitad se les dijo que se lo había regalado otro niño y a la otra mitad que se lo había regalado una universidad (algo abstracto para ellos). Luego se les dio un montón de caramelos que podían compartir con otros chicos. El resultado fue que los niños que habían recibido el regalo de otra persona eran más propensos a compartir sus caramelos que los que lo habían recibido de una entidad a la que era difícil “ponerle cara”. Y también se comprobó que los niños eran más generosos a partir de los 6 o 7 años, ¡a los más pequeños les costó mucho compartir sus caramelos!

  • Los adolescentes agradecidos son más felices y obtienen mejores calificaciones.

Así es, los chicos agradecidos experimentan menos tristeza, envidia, angustia y en general suelen estar más satisfechos con sus vidas. Además sus notas mejoran.

Hoy sabemos que cuando los chicos establecen metas extrínsecas (ser rico, ser popular, estar delgado…) incluso cuando lo consiguen, no cubren sus necesidades emocionales más básicas y eso acarrea emociones negativas.

Una forma de conseguir que sean más agradecidos y que tengan relaciones más sólidas es invertir en experiencias (hacer un viaje, ir al zoo, a un campamento…) en lugar de alimentar el materialismo. La experiencia impacta y permanece en la memoria, algo material suele aburrirles al poco tiempo.

  • Los niños agradecidos cuidan más del medio ambiente

En la Universidad de Massachusetts se llevó a cabo un estudio que sugiere que las personas que están agradecidos a las generaciones anteriores son más propensos a cuidar el medio ambiente, porque la gratitud aumenta su sentido de responsabilidad hacia las generaciones futuras.

 

Se un modelo de gratitud. Da las gracias por los alimentos que vais a comer, por el agua que sale del grifo… No te ocupes únicamente de lo que va mal en tu hijo sino en todo lo que puede florecer en él.  

 

Autor: Suka Kalantari

Artículo original:  Three Reasons to Raise Grateful Kids

Compartir
Please reload

Please reload

Entradas relacionadas

Please reload

  • Facebook
  • Instagram

AVISO LEGAL

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos