top of page

LOS FALSOS MITOS DEL ALCOHOL

La Fundación Alcohol y Sociedad (FAS) nos ha cedido, generosamente, esta información que compartimos con vosotros. Haremos una serie de artículos abordando el tema de la adolescencia y el alcohol.


FAS es una entidad independiente y sin ánimo de lucro cuyo objetivo es abordar el consumo de todo tipo de bebidas alcohólicas en colectivos de riesgo, centrándose sobre todo en los menores de edad. Desde sus inicios la Fundación ha puesto el foco en el consumo cero de alcohol en los menores de edad. Para ello, lleva desde el año 2001 desarrollando una amplia Oferta Educativa en centros escolares de enseñanza secundaria, mediante la que se dirige tanto a alumnos como a padres y profesores.


En caso de necesitarlo, os animamos a contactar con ellos.


Los falsos mitos del alcohol


Tener percepciones correctas sobre las bebidas alcohólicas es fundamental para abordar de manera adecuada el consumo por parte de menores.


Por ello es necesario desterrar una serie de mitos que existen alrededor del consumo de alcohol;


> Mito 1: El alcohol te da energía. Realidad: El alcohol es un depresor del sistema nervioso. Reduce la capacidad para pensar, hablar, moverse, etc.


> Mito 2: Una ducha o un café quitan la borrachera. Realidad: Nada quita la borrachera de golpe. Se podrá estar más despejado pero se sigue estando ebrio, porque ni la ducha ni el café disminuyen el nivel de alcohol en la sangre.


> Mito 3: Quién está más acostumbrado a beber se emborracha menos. Realidad: Quién ha desarrollado tolerancia al alcohol no se emborracha menos, ya que el alcohol llega a la sangre en igual medida, pero muestra menos los efectos.


> Mito 4: El alcohol ayuda a ligar y mejora las relaciones sexuales. Realidad: El alcohol puede producir relajación y hacer a alguien más interesado en el sexo pero interfiere en la capacidad sexual y se tiene menos en cuenta las consecuencias.


> Mito 5: Manteniendo en la boca un chicle, dos granos de café o soplando de determinada manera, se engaña al alcoholímetro. Realidad: Estos métodos no funcionan porque el alcoholímetro mide igualmente el alcohol aunque haya otras sustancias.


> Mito 6: Se puede eliminar alcohol haciendo ejercicio o vomitando. Realidad: Por estas vías se expulsa menos de un 2% de alcohol, insuficiente para afectar al nivel de alcoholemia o a la borrachera.


> Mito 7: Mezclar diferentes bebidas alcohólicas emborracha más. Realidad: La cantidad de alcohol que circula por sangre es lo que determina lo borracho que se está. Mezclar diferentes bebidas no emborracha más pero puede provocar más malestar.



Otros mitos que nos podemos encontrar,

  • Las bebidas alcohólicas alimentan.

  • El alcohol sirve para combatir el frío.

  • El alcohol da fuerzas.

  • El alcohol es estimulante del apetito.

  • El consumo de alcohol nos permite entablar relaciones.

  • Tomar una cerveza durante la resaca la mejora.

La realidad es que no existen alcoholes buenos y alcoholes malos, ni bebidas más o menos perjudiciales. Todas las bebidas alcohólicas independientemente de su proceso de elaboración o graduación alcohólica contienen el mismo alcohol, el etanol y en menores son potencialmente dañinas.


Para ampliar la información sobre el consumo de alcohol y los menores puedes consultar la página de FAS:






Comentários


Echa un vistazo a nuestras últimas entradas

bottom of page