• Educamos en Familia

¿Qué entendemos por espiritualidad y por qué es tan importante?


Este artículo es el primero de una serie que trata la espiritualidad. Nuestro objetivo es poder brindarte una guía en la que encuentres respuestas a las preguntas que te pueden surgir a la hora de educar en este valor, pautas sobre cómo cultivarlo y recursos prácticos en los que te puedes apoyar.

1. ¿Qué entendemos por espiritualidad y por qué es tan importante? (estás aquí)

2. ¿Cómo educar en el valor de la espiritualidad desde el ejemplo?

3. Espiritualidad: propuestas prácticas para menores de 6 años

4. Espiritualidad: propuestas prácticas para niños de 6 a 12 años

5. Espiritualidad: propuestas prácticas para adolescentes

Si te interesa puedes descargarte la Guía Completa o leer cada uno de los artículos.

¿Qué entendemos por espiritualidad?

La idea de espiritualidad es difícil de describir en pocas líneas. A veces se ha definido como la capacidad que tenemos para comprender lo que somos y el papel que desempeñamos en el mundo como seres humanos. Sin embargo, esta definición puede resultar muy general y bastante abstracta.

Lo que parece claro es que la dimensión espiritual es genuinamente humana. La vida espiritual es lo que nos diferencia de otros seres vivos, con los que compartimos la vida biológica. Los humanos tenemos necesidades espirituales relacionadas con preguntas sobre nosotros mismos: ¿por qué vivimos? ¿qué debemos hacer con nuestras vidas? ¿llevamos una vida correcta? ¿serán nuestros buenos actos recordados de alguna manera?

A veces parece que se comprende mucho mejor la idea de no espiritualidad,así como las consecuencias de llevar una vida desenfrenada,poco planificada, irreflexiva, poco centrada en lo importante, llena de superficialidades, que nos lleva a ir dejando pasar los años sin la oportunidad de centrarnos en lo que realmente somos y queremos ser.

Muchas personas se lamentan de vivir así, llevando unas vidas azarosas que producen un gran sentimiento de vacío y desasosiego. No ser capaces de encontrar la paz interior produce infelicidad e insatisfacción.

Sin embargo, trabajar por nuestro crecimiento personal, por ser mejores para nosotros mismos y para los demás, nos ayuda a encontrar bienestar y satisfacción, dirigiéndonos a la paz interior. En este sentido, la espiritualidad también tiene una parte de propósito y búsqueda de significado personal. El propósito es una parte de la espiritualidad.

La espiritualidad es un camino para combatir la insatisfacción humana, ya que supone buscar experiencias que hagan que nuestra vida personal tome sentido, buscando alternativas para llenar el vacío interior y contribuyendo así a nuestra felicidad.

¿En qué te ayuda cultivar la espiritualidad? La espiritualidad y contemplación interior contribuyen a contextualizar nuestro comportamiento y transcurrir de nuestra vida desde una perspectiva más amplia, dándole valor a nuestro camino vital. Nuestra dimensión espiritual nos ayuda a encontrar el sentido de la verdad, el bien y la belleza. Nos permite tomar distancia para contemplar y comprender el mundo y la esencia de las cosas. Nos ayuda a trascender de nuestra individualidad para ser capaces de observar nuestro entorno de manera desinteresada y poder actuar conforme a nuestros valores.

La espiritualidad alcanza los ámbitos filosóficos, religiosos, psicológicos, etc. y nos ayuda a entender el significado de la vida y de la condición humana.

Nos orienta a cultivarnos por dentro para ser mejores seres humanos y personas más felices.

En este crecimiento personal es donde encontramos un sentido a nuestra vida. El desarrollo de nuestra interioridad y dimensión espiritual contribuye a que seamos más libres para dirigir ésta, para enfocarla en lo importante. Por ello, la espiritualidad se convierte en un elemento imprescindible para ser más felices.

¿Qué dice la ciencia sobre esta dimensión tan humana de nosotros mismos?

Desde que se acuñó el término de “inteligencia espiritual, existencial o trascendente” a finales del siglo pasado, muchos han sido los intentos de indagar sobre su localización cerebral y correlatos neurológicos. El psicólogo Howard Gardner, premio Príncipe de Asturias en 2011, la incluye en su “mapa de las inteligencias múltiples”.

Por otro lado, se han realizado muchos estudios sobre los beneficios cognitivos del desarrollo de la espiritualidad. Algunos resultados indican la relación de la espiritualidad con una vida más longeva y feliz.

Aun así, hoy en día siguen surgiendo algunas dudas respecto al concepto de espiritualidad. Por ejemplo, ¿Es lo mismo espiritualidad que religión?

Parece no ser así. Hay personas profundamente espirituales que no profesan ninguna religión, aunque en otros casos religión y espiritualidad están estrechamente relacionados. En todo caso, muchos expertos diferencian los dos términos. Se cree que todos los seres humanos están dotados de espiritualidad. La espiritualidad tiene que ver con la trascendencia, el sentido, los valores de la persona. Para las personas creyentes, la religión es el marco y las creencias desde las cuales interpretan su espiritualidad.

Nuestra experiencia nos dice que para muchas personas no es necesario ser creyente para experimentar la necesidad de cultivar la vida espiritual, para tener el deseo de darle sentido a nuestra vida y de tener la certeza deque hacemos lo correcto.

También resulta indudable que esta espiritualidad influye en todo los ámbitos de nuestra vida, ayudándonos a dar sentido a lo que somos y lo que hacemos. Una persona espiritual es consciente de su propia identidad y de su papel en el mundo. Puede llegar a alcanzar niveles de conocimiento más profundos y desarrolla con más facilidad sus valores personales, estableciéndose propósitos de vida más acordes a esos valores. El desarrollo de la espiritualidad es fundamental para desarrollar una vida consentido.

¿Por qué es importante enseñar a nuestros hijos este valor?

El desarrollo de la espiritualidad es esencial en la educación de los hijos. No podemos olvidar que la crianza no consiste únicamente en asegurar sus necesidades básicas de alimentación, sueño, higiene… Estamos construyendo una persona, en la que es importante sembrar las semillas de los valores y cultivar nuestra dimensión más humana.

La espiritualidad cambia la perspectiva con la que los niños son capaces de mirar la realidad. En las últimas décadas, algunos movimientos pedagógicos se han hecho eco de la importancia de estimular esta espiritualidad en los niños de diferentes culturas. En España, por ejemplo, se elaboró en 2010 un documento, denominado Manifiesto de Montserrat, en el que se recogían las necesidades espirituales básicas de los niños, indicando la importancia de promoverlas, protegerlas y alimentarlas. Entre dichas capacidades destacan:


  • La posibilidad de maravillarse.

  • Vivir experiencias personales de alegría

  • Poseer un sentimiento de serenidad interior que propicie, si es necesario, la elaboración de sentimientos de dolor y perdida.

  • Tener conciencia de la relación con los demás.

  • Predisponerse a crear vínculos con los seres humanos e incluso con las cosas.

¿Por qué es importante educar a los niños en la interioridad o espiritualidad?

Encontramos motivos fundamentales:

- La espiritualidad o interioridad nos ayuda a definir nuestros propósitos y valores. Nos ayuda a huir del vacío filosófico, motivándonos para cultivar nuestros aspectos más relacionados con el conocimiento del mundo y de nosotros mismos: el sentido de la verdad, del bien y de la belleza.

- La espiritualidad o interioridad desarrolla nuestro sentido de identidad y comprensión de uno mismo. Las personas que cultivan su espiritualidad pueden con más facilidad comprender cuál es el sentido y propósito de su vida y elaborar un proyecto de realización personal que les ayude a ser más felices.

- Nos ayuda a tener aspiraciones profundas e íntimas y a llevar un estilo de vida que nos conecte con el mundo, trascienda de él y dé sentido a nuestra existencia.- La espiritualidad ayuda también a forjar el carácter y la personalidad delos niños, haciéndoles personas más maduras.

- Es como una carta de navegación, como una brújula que nos guía en el camino de la vida. Define nuestra forma de pensar y actuar, ya que nos conecta con nuestra propia identidad, con nuestra dimensión humana.

- Para las personas creyentes, el desarrollo de la espiritualidad es imprescindible para desarrollar una auténtica religiosidad.


En este punto, ¿has imaginado ya cómo deseas que tu hijo se convierta en una persona espiritual? A la vista de los resultados en las investigaciones,parece que educar en familia este valor puede mejorar la calidad vida de nuestros hijos y la nuestra propia.

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos


  • Facebook
  • Instagram

AVISO LEGAL

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos