• Educamos en Familia

10 recomendaciones para hablar de alcohol con tus hijos


Como se adelantó en el artículo ¿Cómo afecta el consumo de alcohol a los adolescentes?, los efectos nocivos del alcohol en el desarrollo de los jóvenes son más que evidentes. Este consumo generalizado entre los adolescentes no solo preocupa a los padres sino que es una inquietud generalizada. Hay muchos medios para prevenir y/o controlar el consumo de alcohol en los adolescentes como son las campañas de concienciación, regular la edad permitida para comprar alcohol, prohibir el consumo de alcohol en determinados espacios… Pero lo más efectivo es el mensaje y la actitud que se transmite en casa.

Te damos algunas recomendaciones que pueden ayudarte a afrontar esta situación con éxito:

1. No esperes a que sea demasiado tarde

Quizás veas a tu hijo muy inmaduro e infantil pero como hemos dicho, la curiosidad y búsqueda de sensaciones es propia de la adolescencia. A partir de los 9-10 años puede ser un buen momento para ir introduciendo el tema ya que es a partir de esta edad cuando suelen comenzar a interesarse por el alcohol. Una forma de hacerlo es aprovechar las celebraciones familiares en las que se consume alcohol para señalar algunas ideas importantes (Hay personas que no consumen y lo pasan bien, riesgos de consumir alcohol…)

2. Crea un buen clima familiar

Es importante que en casa haya espacio para la conversación ya sea de temas importantes como de banalidades y chascarrillos. Si tus hijos te perciben accesible es más probable que se abran a ti y te cuenten más sobre sus vidas. Recuerda mantener siempre una actitud de escucha y de no juzgar. Otra forma de crear un buen clima familiar es invitando a sus amigos a casa. Así no sólo tendrán ocio en un lugar seguro sino que podrás conocer a sus amistades y podrás observar de primera mano las influencias y ejemplos que tienen. Ten cuidado de no caer en la tendencia de permitir que tus hijos den copas en casa. ¿Qué mensaje crees que les estás transmitiendo? Aunque creas que es una forma de controlar la situación, le estas facilitando enormemente el consumo de alcohol, normalizas el uso del alcohol como forma de diversión, etc.

3. Habla abiertamente sobre el tema

Dale a tu hijo adolescente información clara y exacta sobre los efectos del alcohol. El objetivo no es asustarle pero sí que sepa los riesgos que corre cuando consume alcohol. Hazlo de forma positiva y empática, haciéndole ver que entiendes esa necesidad de buscar sensaciones y probar cosas nuevas. Adapta lo que cuentas a la edad de tus hijos y utiliza recursos, ejemplos, vídeos, historias, informes científicos… que le hagan menos incómoda, más atractiva y clarificadora la charla.

4. Establece unos límites claros

Aunque no los van a recibir con agrado, necesitan que les dejéis claros los comportamientos que se consideran aceptables de los que no. Y no sólo determinar una normas sino también las consecuencias del cumplimiento o del incumplimiento. Cada familia tendrá las suyas propias pero en lo relativo al alcohol, parece que la norma sería que no está permitido consumir alcohol durante la adolescencia o antes de los 18 años porque hacerlo supone un riesgo para la salud y porque está prohibido por ley.

5. Educa en valores

No esperes a que ya tengan formado el carácter y los hábitos para enseñarles valores y actitudes como la responsabilidad, la demora de la gratificación o el autocontrol.

6. Enséñales a decir “no”

Muchos adolescentes comienzan a consumir alcohol y otras drogas por la presión de grupo. Piensan que si se niegan a hacerlo serán excluidos y tachados de raros.

Hay que transmitirle la idea de que tienen derecho a tener sus propios pensamientos y comportamientos, que son libres de hacer lo que quieran y que nadar contracorriente en ocasiones puede ser la opción adecuada. Todo esto será más sencillo si tus hijos disponen habilidades, como decir “no”, para hacerlo.

7. Desmonta sus mitos

“Los que no beben son unos pardillos”, “si no bebo me dejaran fuera del grupo”, “si no bebo no me lo pasaré tan bien”, “si no bebo no podré ser simpático”, “todos los de mi edad beben”… Este tipo de pensamientos son los que revolotean por la mente de tu hijo y le llevan a consumir alcohol. Detecta estos pensamientos y siempre que sea posible intenta desmontarlos y crear otros más ajustados a la realidad.

8. Promueve ocio saludable

Desde que son pequeños animales a que hagan actividades como deportes, excursiones a la montaña, aprender a tocar un instrumento, ir al cine, voluntariado… No tener nada mejor que hacer suele ser una de las razones por las que los adolescentes deciden “hacer botellón”. Muéstrale que hay muchas formas de relacionarse con personas de su edad y pasarlo bien sin necesidad de que haya alcohol de por medio.

9. Sé un buen ejemplo

Si consumes alcohol hazlo de forma controlada, no conduzcas si te has bebido aunque sean par de cervezas o una copas, no utilices el alcohol como forma de celebración… ¡¡No puedes pedirle a los hijos cosas que tu no haces!!

10. Pide ayuda si es necesario

Si te falta información, tienes dudas o si crees que tu hijo puede tener problemas con el alcohol, no esperes a que sea tarde y ponte en contacto con algún psicólogo que pueda ayudarte porque como dice el refrán: “Más vale prevenir que curar”

“La adolescencia es un nuevo nacimiento, ya que con ella nacen rasgos humanos más completos y más altos”

Stanley Hall

#adolescentes #alcohol #educamosenfamilia #situacionesdifíciles #padresehijos

  • Facebook
  • Instagram

AVISO LEGAL

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos