Amor y Generosidad: Propuestas prácticas para niños de 6 a 12 años

Actualizado: 6 de jul de 2020


Ya hemos hablado sobre Cómo enseñar a los hijos el valor del amor, la bondad y la generosidad y Cómo cultivar y ser ejemplo de amor y generosidad como padre o madre, ahora es momento de poner en marcha actividades prácticas y sencillas que puedes llevar a cabo con tus hijos de hasta 6 años.

Definición del valor a esta edad: hacer el bien a los demás, ayudarles en lo que necesiten y ser comprensivos y respetuosos con ellos.

Actividades

1. Todos ayudamos en casa

Ahora que los hijos comienzan a ser más autónomos, es buen momento de hacerles partícipes de las tareas de casa. El objetivo es que se cree un ambiente de generosidad y de cooperación.

Haz una lista de tareas o actividades. Por ejemplo: poner y quitar la mesa, dar de comer al perro, emparejar calcetines... Una vez confeccionada, asigna las tareas entre todos los miembros de la familia según las capacidades de cada uno. Al final del día revisad lo que ha hecho cada uno y reflexionad sobre cómo eso les ha facilitado la vida a los demás.

Ejemplo:

2. ¿Es esta situación un acto de amor o generosidad?

Gracias a ejemplos cotidianos diferenciaremos lo que son actos de amor de los que no lo son. Una vez identificados, podemos preguntar por qué opinan de ese modo y en caso de que no sean actos amables, cómo podrían serlo.

Por ejemplo:

✓ Cedes el asiento en el autobús a una persona mayor ¿sí o no?

Sí, porque al ser mayor lo necesita más que yo. Además si se cae se

puede hacer mucho daño.

✓ Unos chicos se están metiendo con un compañero en clase. Tú lo ves pero no haces nada. ¿Sí o no?

No, porque a pesar de saber que lo debe estar pasando mal no hago nada para que se sienta mejor. (Para que fuera un acto de bondad, tendría que salir en su defensa pidiendo a los otros chicos que le dejaran en paz.)

Otras situaciones pueden ser: ayudar a un hermano con los deberes, visitar a un familiar enfermo, no permitir que un hermano juegue con ellos, participar en un voluntariado, no ayudar con las tareas domésticas...

3. El amigo invisible en familia

Este juego nos anima detectar las necesidades de los demás y a ser más amables con ellos. Nos enseña también que amar y ser generoso con los demás no son sinónimos de hacer regalos materiales, o gastar dinero.

Coge una caja y echa en su interior unos papelitos con los nombres de los miembros de la familia. Cada uno tiene que sacar un papel y sin decir quien le ha tocado, realizar gestos de amor y generosidad durante la semana. El domingo por la noche, se desvelaran los “amigos invisibles” y se reflexionará sobre la experiencia.

4. Tutores en casa

La figura del tutor en casa pretende poner al servicio de los demás las cualidades que cada uno tiene. Por un lado potenciamos la autoestima y por otro mostramos ayuda y amor al resto de la familia. Puede ser muy divertido si inventamos una frase o seña familiar para pedir ayuda al experto.

Por ejemplo: “el consejo de sabios”, “S.O.S”

¿Cómo hacerlo? Muy sencillo. Cada uno piensa algo que se le da bien y con lo que pueda ayudar a los demás. Por ejemplo: un hermano que lee cuentos a su hermano pequeño, papá nos enseña a hacer una tortilla, mamá nos ayuda con las matemáticas...

5. Otras actividades

✓ Llevar al colegio algo más de desayuno para compartir con sus compañeros.

</