• Educamos en Familia

Amor y Generosidad: Propuestas prácticas para menores de 6 años

Actualizado: jul 6


Ya hemos hablado sobre Cómo enseñar a los hijos el valor del amor, la bondad y la generosidad y Cómo cultivar y ser ejemplo de amor y generosidad como padre o madre, ahora es momento de poner en marcha actividades prácticas y sencillas que puedes llevar a cabo con tus hijos de hasta 6 años.

Definición del valor a esta edad: ser buenos con los demás, compartir con ellos nuestras cosas y ayudarles si están tristes o se sienten mal.

Actividades

1. Las gafas de la empatía

El objetivo del juego es detectar emociones, pensamiento o actitudes en diferentes personajes. Para ello puedes ayudarte de fotografías, imágenes de revistas o escenas concretas de películas. Te recomendamos que escojas situaciones cotidianas como pueden ser una persona jugando a fútbol, una niña acariciando a su perro o un niño comiendo un helado.

Pídele a tu hijo que describa lo que ve. Podéis comenzar hablando sobre qué puede ver, oír u oler, si tiene hambre, si parece cómodo o incómodo en esa posición... Después anímale para que indague más y se centre en qué está sintiendo, si parece contento o no... Deja que tu hijo imagine libremente para hacer el esfuerzo de ponerse en el lugar del otro.

2. Yo me siento y tú te sientes

El objetivo de este juego es que tus hijos aprendan a detectar y hablar de sus sentimientos y que empiecen a detectar emociones en los demás.

Primera parte: Haz una lista con situaciones cotidianas. Después, utiliza esa lista para hacer la pregunta: ¿Cómo te sientes...?

Por ejemplo: ¿Cómo te sientes cuando tienes que comer algo que no te gusta?, ¿cómo te sientes cuando te riñe papá o mamá?, ¿cómo te sientes cuando un niño no quiere jugar contigo o no te quiere prestar sus juguetes?, ¿cómo te sientes cuando montas en bicicleta?... ¿Cómo te sentirías si no tienes una cama para dormir o nada que comer?

Segunda parte: Ahora escoge situaciones, cotidianas o inventadas, en las que el protagonista de la escena no sea tu hijo. Puede ser alguien desconocido, un hermano, un compañero de clase, tú mismo... y hazle la pregunta: ¿Cómo se siente...?

Por ejemplo: ¿Cómo se siente el vecino cuando gritamos por el pasillo?, ¿cómo se siente Pedrito cuando no quieres jugar con él?, ¿cómo se siente mamá cuando le das un abrazo?...¿Cómo crees que se siente el pobre o indigente cuando consigue unas monedas para comprarse un bocadillo? Esta actividad es muy interesante para realizarla en familia. Aunque los más pequeños pueden tener alguna dificultad para identificar los sentimientos de otra persona, es una forma amena de ayudarles a desarrollar su empatía.

3. Aprendamos a compartir

Una buena forma de enseñar a ser generosos es animando a nuestros hijos a compartir. El problema es que normalmente a los pequeños les cuesta mucho compartir sus cosas. Para superar este obstáculo hay varios aspectos que tenemos que tener en cuenta:

  • No debemos obligarles a compartir cosas que no quieren para que no asocien el compartir con obligación o malestar. Es mejor que utilicemos la estrategia de los turnos. Consiste en establecer turnos, más o menos consensuados, sobre el tiempo de uso del juguete, libro… Pasado ese tiempo, se compartiría con la otra persona. Esta es una forma más natural de compartir ya que no lo viven como una imposición. Si comparten una vez que han disfrutado del juguete, podrán experimentar satisfacción en lugar de rechazo.

  • Presentar el compartir como algo temporal. A veces les cuesta dejar sus cosas porque piensan que lo perderán. Hay que dejar claro que simplemente se desprenderá del juguete por un tiempo y luego podrán volver a tenerlo.

  • Permitir que haya cosas que no se compartan. Los niños, igual que nos ocurre a los adultos, tenemos algunos objetos que no nos gusta compartir. Si tu hijo se resiste a compartir algo en concreto es mejor permitírselo y no obligarle, aunque le animemos a hacerlo con otras cosas.

  • Apoyar abiertamente la generosidad “En casa todos compartimos las cosas con los demás. Deja espacio a tu hermano en el sofá.”

  • Alaba los actos de generosidad. “Me ha encantado que hayáis jugado juntos y que hayáis puesto en común vuestros juguetes.” “Me gusta mucho que compartas con los demás tu merienda.”

Actividad: La cesta para compartir

Es muy sencillo. Ponemos en un lugar visible una cesta en la que todos dejamos cosas nuestras que nos gustaría compartir. Un libro, colores, algún juguete, ropa… Las cosas que depositemos en la cesta podemos quitarlas cuando queramos y quien lo utilice debe devolverlo en perfecto estado. Al final de la semana se puede hablar qué hemos dejado en la cesta, si hemos cogido algo, cómo de importante es eso para mí y para el otro…

4. ¿Te ayudo?

El objetivo es que tu hijo comience detectar las necesidades de los demás y a tomar un papel activo en la ayuda.

Puedes hacer un listado de situaciones en las que alguien o algo necesiten ayuda. Luego pregunta: ¿Qué le pasa? y ¿cómo puedes ayudarle?

Te damos algunas ideas: un amigo se ha caído en el parque, un compañero no tiene con quién jugar en el recreo, el hermanito llora porque le ha reñido mamá, un perrito gimotea porque se ha quedado atrapado…

5. Utiliza un vocabulario emocional

Si en casa escuchan palabras relativas a emociones, les resultará mucho más sencillo identificarlas y gestionarlas o potenciarlas. Por eso te animamos a que uses etiquetas emocionales y adjetivos como amable, generoso, bondadoso, colaborador...

Por ejemplo: “Hoy mi jefe ha sido muy amable conmigo y me ha preguntado cómo me encontraba de mi resfriado.”, “La vecina ha sido muy generosa con nosotras al quedarse con nuestro perrito mientras nos vamos de vacaciones.”

6. Saca partido de las celebraciones y ocasiones especiales para fomentar la generosidad

Donar parte de los regalos de cumpleaños, pedir a los invitados que en lugar de regalos lleven un donativo para apoyar alguna causa, organizar picnic en el que cada familia lleve algo de comida y se ponga toda en común, hacer manualidades y regalarlas a mayores o niños hospitalizados o en Navidad, recoger algunos juguetes y llevarlos a una entidad benéfica para hacer hueco para los que traigan los Reyes.

7. Reflexiona en familia sobre la bondad y la generosidad

Otros Recursos:

Cuentos y libros:

Curro, un castor trabajador (0-4 años)

Autoras: Rocío Antón y Rocío Núñez Ilustraciones: Paz Rodero

Editorial: Luis Vives Colección: Cuentos del viejo Roble

Curro se pasa el día trabajando y no queda nunca con otros animalitos. Un día se ve en un aprieto y todos sus amiguitos van a ayudarle. Curro se da cuenta de que lo importante que es pasar más tiempo con los demás.

Con este cuento los más pequeños aprenderán la importancia de cuidar a las personas que nos rodean. De dedicarles partes de nuestro tiempo y de ayudarles cuando lo necesiten.

¿Has llenado una cubeta hoy? Un guía diaria de felicidad para niños (4-9 años)

Autora: Carol McCloud Ilustraciones: David Messing

Editorial: Bucket Fillosophy

Nos parece una historia super original. Parte de la base de que cada uno tenemos una cubeta invisible que siempre va con nosotros. Ésta se llena o vacía en función de las buenas o malas conductas que hagamos a los demás o que los demás nos hagan a nosotros. Cuanto más llena esté, mejor nos sentiremos. A lo largo de la historieta van ejemplificando buenas acciones que podemos hacer para asegurarnos de llenar nuestras cubetas y la de los demás.

Un libro muy ilustrativo y práctico para enseñar valores como la ayuda, solidaridad, bondad o empatía.

Chusco, el perro callejero (5-8 años)

Autor: Begoña Ibarrola Ilustrador: Emilia González

Editorial: SM

Chusco es un perro callejero que vive en un callejón. Aunque tiene amigos que le vistan y ayudan a él lo que le gustaría es tener un dueño y una casa donde vivir. Un día su suerte cambia y finalmente consigue lo que se proponía.

Este cuento trata sobre la amistad, la ayuda mutua y el amor por quien está necesitado. De una forma muy sencilla los más pequeños comprenderá a la perfección estos conceptos.

Cartas en el bosque (5-8 años)

Autora: Susanna Isern Ilustrador: Daniel Montero

Un cartero tímido y solitario recorre todos los días el bosque entregando las cartas. Unas cartas que esconden un secreto…

Un relato para tratar el tema de la empatía, la ayuda desinteresada y la solidaridad. Además, aporta una visión para resolver conflictos diferente pero constructiva al mismo tiempo.

Ada y el hilo rojo (5-8 años)

Autor: Francesc Anton Garcia

Editorial: Vicens Vives

Ada se encuentra un hijo rojo en el bosque. Aunque al principio pensaba que no servía para nada, acaba descubriendo que esa hebra insignificante puede ser de gran ayuda para los demás.

Una historia que nos invita a ser respetuosos con el medio ambiente y con los demás. A ser más empáticos, solidarios y generosos.

The Kindness Quilt (inglés)

Autora e ilustradora: Nancy Elizabeth Wallace

Editorial: Library Binding

Un libro muy sencillo que explica el concepto de amabilidad y bondad con ejemplos muy cotidianos.

Películas:

Buscando a Nemo (Pixar, 2003)

Nemo se ha perdido y su padre, Marlin, se aventura a buscarlo fuera de la anémona en la que viven. A Marlín se le une Dori, un pez con poca memoria pero un gran corazón. J

En esta película el amor, la bondad, generosidad y solidaridad se transmiten en cada escena. Sin duda una buena opción para ver en familia.

Los increíbles

Una familia de superhéroes se enfrenta a distintos villanos para impedir que lleven a cabo sus fechorías. Tienen varias entregas y todas son igual de educativas y constructivas. Un mensaje importante que transmite es la unión familiar y la importancia de la ayuda mutua para superar los obstáculos. 100% recomendable.

Bichos

Flick es una hormiga que cansada de que todos los años los saltamontes les molesten para adueñarse de sus provisiones, decide salir del hormiguero y pedir ayuda a otros insectos. Acaba encontrando un grupo muy variopinto que aunque aparentemente muy diferentes entre ellos, demostrarán su valentía y amistad.

Nos parece una película muy completa por la cantidad de valores que aborda. Amistad, solidaridad, ayuda mutua, respeto, cooperación y superación son alguno de ellos.

Más sobre el tema...

Este artículo forma parte de una guía para educar en el amor, la generosidad y la bondad. Si quieres seguir leyendo sobre el tema te invitamos a leer los artículos relacionados que encontrarás al final del artículo o descargar la guía completa.

1. ¿Qué entendemos por amor y generosidad?

2. ¿Cómo cultivar y ser ejemplo de amor y generosidad como padre o madre?

3. Amor y Generosidad: Propuestas prácticas para niños de hasta 6 años (estás aquí)

4. Amor y Generosidad: Propuestas prácticas para niños de 6 a 12 años

5. Amor y Generosidad: Propuestas prácticas para adolescentes



Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos

#amor #bondad #generosidad #educarenvalores

  • Facebook
  • Instagram

AVISO LEGAL

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos