• Educamos en Familia

Claves para conseguir un ambiente familiar positivo: parte II


Ya vimos en el artículo anterior que para conseguir un ambiente familiar positivo era importante reducir las tensiones en casa (Parte I). Pero eso no es todo, también es esencial cultivar emociones y experiencias positivas. A continuación te damos ideas para convertir tu hogar en un lugar agradable y familiar.

Cultivar emociones positivas en casa

1. Crea espacios donde pasarlo bien juntos

¿Te preguntas que puedes hacer en el día a día para cultivar las emociones positivas en familia? Es fundamental pasar tiempo de calidad en familia, y para ello, te hacemos estas propuestas:

✓ Ocio en casa. Es típico observar familias repartidas por las distintas dependencias de la casa, desconectados unos de los otros y por supuesto ¡con las puertas cerradas! Te proponemos hacer todo lo contrario. Buscad espacios para hacer cosas en familia que os gusten a todos: sábados de cine, juegos de mesas la tarde del domingo, hacer lacena juntos… Se creativo y encuentra el espacio y la actividad que os pueda resultar atractiva a todos.

✓ Dedica tiempo de calidad a estar con tus hijos. Mírales jugar, hablar con ellos de cualquier asunto insignificante, enseñarles a hacer algo que se te dé bien o compartir algo te encante… puede ser un regalo para todos.

✓ Salidas en familia. No hay que complicarse mucho porque una comida ocena fuera de casa, una tarde de cine o charlar mientras paseáis, puede ser para los hijos un momento muy especial. Es una buena forma degenerar un buen ambiente familiar y de crear espacio de confianza y unión.

✓ Celebraciones y tradiciones familiares. Los rituales, de la índole quesean, siempre han cumplido una función social muy importante. Desde hace años, algunos de esos rituales como la celebración de cumpleaños,aniversarios, la Navidad… que solían reunir a la familia, han ido desapareciendo de muchos hogares. Si este es tu caso, te animamos a que vuelvas a recuperar esas buenas “excusas” para sentaros alrededor de una mesa y compartir momentos, anécdotas y risas. Estas pequeñas celebraciones y costumbres familiares son después las que se recuerdan con más cariño.

✓ Comidas sin distracciones. El móvil, televisión, videoconsolas… son los grandes distractores que nos impiden conectar con la familia. Nuestra sugerencia es que el desayuno, comida, merienda y cena se conviertan en espacios libres de tecnología para favorecer una comunicación de calidad. Dejad los móviles y tabletas en otra habitación, apagad la televisión y simplemente hablad. Prueba durante unas semanas esta sencilla rutina y verás como fluye la comunicación y conseguís conoceros aún mejor.

✓ Viajar juntos. Viajar en familia es siempre una aventura y supone una estupenda experiencia. A medida que los hijos crecen, les va resultando menos atractivo viajar con los padres. Hay que aceptar esta realidad pero no resignarse. Una solución es buscar destinos que les puedan atraer,involucrarlos en la preparación del viaje, dejar que tomen pequeñas decisiones sobre lugares que visitar o actividades a realizar, darles algunas responsabilidades durante el viaje acordes a su edad (llevar el mapa, transportar el agua, hacer las fotos…) Conocer lugares nuevos y convivir en una situación diferente a la habitual puede ser muy enriquecedor y agradable.

✓ Causas comunes. Comprometerse con alguna causa tiene muchos beneficios a nivel psicológico pero si lo haces en familia, ¡se pueden multiplicar! Pensad algo que sea importante para vosotros (cuidar el medio ambiente, enseñar a leer a inmigrantes, correr en carreras solidarias, ayudar en campañas organizadas por la Iglesia…) y no dudéis en implicaros. Conectareis con el mundo que os rodea pero también entre vosotros.

2. ¿Qué ha hecho bien hoy tu hijo?

Fíjate en lo que te gusta de tu hijo o hace bien cada día y házselo saber. Por ejemplo: si tu hija ha dejado recogido el cuarto de baño después de la ducha podrías decirle que agradeces mucho que haya recogido todo y haya pensado en el que va después. Así no centraremos toda la atención familiar únicamente en las cosas malas, y a ellos les encantará tener su “momentito de gloria”.

3. Saca partido del sentido del humor

Un ingrediente básico para conseguir un buen clima familiar es el sentido del humor. Cuando hablamos de sentido del humor no nos referimos a estar haciendo chistes o bromas todo el día sino a afrontar las situaciones cotidianas y los problemas desde una actitud positiva y relajada.

"Conseguir un ambiente familiar positivo es posible si todos ponemos de nuestra parte"

Más sobre el tema...

Consulta los artículos relacionados o descárgate la guía completa.

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos de edición

#educamosenfamilia #educarenvalores #ambientepositivo #a #ambientefamiliar #emociones #emocionespositivas

4 vistas
  • Facebook
  • Instagram

AVISO LEGAL

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos