top of page

7 ACTIVIDADES PARA TENER UNA MENTE FUERTE (Tengas la edad que tengas)

Daniel J. Siegel en su libro “Tormenta cerebral” nos cuenta todo lo que los padres debemos saber sobre el desarrollo cerebral de nuestros hijos. A lo largo de sus páginas nos ofrece datos teóricos y ejercicios prácticos para conseguir un estado cerebral óptimo.


De todos ellos, nos ha parecido interesante el denominado: “Plato de la mente sana”. En él se recogen 7 actividades para mantener en forma nuestra mente. Aunque en un principio está pensado para que lo hagan los adolescentes, nos parece una actividad ideal para todos los miembros de la familia.




Veamos cada una de estas 7 actividades:


1.    Tiempo interior

Es el tiempo dedicado a prestar atención a los fenómenos que ocurren en nuestro interior. Significa tomar conciencia tanto de la vida mental como de las sensaciones corporales que acontecen en un momento determinado. Durante ese tiempo percibimos emociones, pensamientos, actitudes, sensaciones…

Hay diversas formas de conseguirlo pero quizás una de las más eficaces es a través de técnicas meditativas o de mindfulness. Si te interesa este tema, te animamos a que visites nuestra web, categoría meditación y mindfulness.


 2.   Tiempo de sueño

Sin duda, dormir es una actividad esencial para que tu cerebro funcione óptimamente. Permite que lo aprendido durante el día se consolide, que el metabolismo de los alimentos y de otras sustancias se realice de forma adecuada, se regule la respuesta de estrés, el cerebro funcione mejor, el sistema inmunológico pueda realizar sus funciones, se recupere la energía consumida durante el día…

Aunque cada persona es diferente, los estudios han concluido que en adolescentes, el número de horas de sueño ideal es entre 8.30 a 9.15h. Los adultos sin embargo, necesitan algo menos, de 7 a 9h.

Estamos convencidos de que el sueño es algo que se puede y se debe educar desde la primera infancia. Si necesitas pautas para hacerlo, te pueden ayudar estas lecturas: Cómo puedes ayudar a tu hijo a dormir bien” y también “Cuentos para ayudar a los niños a dormir bien”. Si lo que necesitas es un truco para dormir fácilmente, prueba la técnica que te contamos en este artículo.


El sueño como ves, no es algo que deba tomarse a la ligera. Debes asegurarte de que haya unos hábitos de descanso correctos en casa. Tanto niños como adolescentes y adultos, debéis cuidar mucho este aspecto para que vuestro cerebro funcione correctamente.


3.   Tiempo de concentración

Hace referencia al tiempo dedicado a centrar la atención en una única cosa. Cuando nos concentramos se generan o fortalecen conexiones neuronales que mantienen activo el cerebro. Al centrar la atención de forma intensa se optimizan los cambios neuroplásticos, que son necesarios para aprender. Cuando estamos prestando atención a algo pero nos distraemos por el motivo que sea, el aprendizaje no se realiza de forma correcta y el cerebro no se fortalece.  

En resumen: tener espacios de concentración hacen que el cerebro aprenda, crezca y cree nuevas conexiones.

Puedes conseguir este tiempo de concentración realizando tareas como puzles, sudokus, meditando o haciendo punto de cruz. Como siempre te recomendamos, escoge aquello que más te atraiga y ponte a practicar.





4.   Tiempo de inactividad

Este tiempo es para no tener ningún objetivo concreto ni para buscar un resultado determinado, es decir, tiempo para no hacer nada específico. Cada día reserva tiempo para esto, para que la mente se relaje. Es un rato en el que planificas “no hacer nada”.

Aunque aparentemente puede parecer una tontería o una pérdida de tiempo, los estudios nos dicen que es importante reservar tiempo de inactividad todos los días (aunque sea en pequeñas dosis).


5.    Tiempo de juego

Es decir, dedicar tiempo a actividades divertidas y agradables. Hoy se sabe que cuando realizamos actividades de forma espontánea, con el fin de divertirnos y de desarrollar nuestra creatividad, el cerebro crece y se fortalece. Es decir, dedicar tiempo a este tipo de actividades permite que:

·        La mente se abra y esté receptiva ante todo lo que pueda surgir.

·        El cerebro cree conexiones nuevas y que consolide otras ya existentes.

·        Favorece la creatividad y la innovación.


Los requisitos que debe cumplir este tiempo de juego son: una actividad interactiva sin normas rígidas, un rato en el que se favorezcan las risas, la creatividad, sin resultados (ganador-perdedor) y sin juicios ni críticas. Algunos ejemplos pueden ser: leer chistes, baile libre, ejercicios de improvisación, mímica, potenciar el sentido del humor en casa


El tiempo de juego ayuda a contrarrestar la tendencia de adultos a la rigidez y a seguir las normas. Sin duda tener momentos de espontaneidad y creatividad en nuestro día a día nos hace vivir de forma más relajada y nos ayuda a fortalecer nuestro cerebro. 


6.   Tiempo de actividad física

No vamos a entrar en detalle de todos los beneficios que tiene el ejercicio físico para nuestra salud mental y física, pero está demostrado que el movimiento del cuerpo desarrolla el cerebro.

Reservar algo de tiempo tanto para hacer ejercicio aeróbico como para ejercicio de fuerza potencia la neuroplasticidad. Se crean nuevas conexiones cerebrales, se fijan aprendizajes, se recuerda mejor… Además, no sólo el cerebro se ve beneficiado sino que a nivel de salud mental las ventajas son enormes.


Te animamos a que indagues y encuentres la actividad que más vaya contigo para poner en movimiento el cuerpo. Tu cuerpo y tu mente lo agradecerán.


7.    Tiempo de conexión

Como podemos deducir, el tiempo de conexión hace referencia al tiempo que dedicamos a conectar con otras personas y con el medio que nos rodea.

Son muchos los estudios que concluyen que conectar con los demás contribuye a que nuestra vida se más feliz y gratificante. Una forma de conectar con los demás es pasando tiempo de calidad con ellos y teniendo conversaciones reflexivas, profundas y con un significado. Otra forma es desear que los demás sean felices y le vayan bien las cosas. Los coloquios familiares son otra buena formar de conectar con el resto de la familia.


Como hemos apuntado, conectar con la naturaleza también nos proporciona esa sensación conexión. Puedes ir a la montaña o al parque de tu barrio y observar con la mente abierta los árboles, nubes, ríos o animales que puedan aparecer. También puedes contribuir al cuidado del medio mediante el reciclaje, reduciendo residuos o haciendo un uso responsable de los recursos.

El tiempo de conexión es muy importante porque nos ayuda a sentirnos parte de un todo, de una humanidad compartida. “Salimos” de nuestro cuerpo y nuestra mente para conectar con los demás.

¿Qué te ha parecido la propuesta que nos hace Daniel Siegel para fortalecer nuestro cerebro?


Si te interesa este tema te animamos a que visites la sección de “Bienestar emocional” de nuestra web en la que hablamos de otros muchos recursos para cuidar tu cuerpo y tu mente. Si además quieres leer más capítulos de Daniel J. Siegel, te dejamos el enlace a su libro TORMENTA CEREBRAL: El poder y el propósito del cerebro adolescente.



Echa un vistazo a nuestras últimas entradas

bottom of page