Esfuerzo y responsabilidad: propuestas prácticas para menores de 6 años

Actualizado: 30 de jun de 2020


¿Cómo explicar el valor?

Aunque pueda parecer una edad muy temprana, los niños de esta edad son bastante dicotómicos: las cosas están bien o están mal. Por eso, es muy sencillo hacerles ver cuál es su responsabilidad: hacer las cosas bien. Además, en estas edades los niños no tienen en cuenta otro tipo de circunstancias, por lo que su sentido de la justicia y responsabilidad es absoluto. Este es un buen punto de partida para educarles en el esfuerzo y ayudarles a ser responsables.

Para estas edades esforzarse y ser responsable se traduce en obedecer a los adultos y hacer las cosas bien: Obedecer a papá y a mamá, recoger el cuarto después de jugar o de cualquier otra actividad lúdica, desempeñar alguna tarea de ayuda mínima en casa o colaborar en vestirse solo y a asearse, todo ello en función de edades y sus posibilidades, pero desde el principio. Establece sencillas normas familiares explicándoles su sentido y beneficios. Conocer la utilidad de las normas y practicarlas les ayudará a cumplir con sus responsabilidades.

Incluso desde bebé, puedes fomentar su capacidad de esfuerzo cuando no dispones las cosas que le gustan al alcance de su mano. Si para alcanzar su juguete favorito o su sonajero más deseado le pides que se esfuerce un poco, tu bebé se volverá más activo, se esforzará por arrastrarse o gatear o agudizará su ingenio para conseguir lo que quiere. Puedes practicar el esfuerzo cuando está jugando en el suelo o sentado en su trona, siempre bajo tu cariño y supervisión. Mira un ejemplo con una bebé de 6 meses en este enlace. Su mamá deja que se esfuerce en conseguir lo que quiere y entrena así su motricidad.

Puedes inculcar a tu hijo el valor del esfuerzo y la responsabilidad en muchas situaciones cotidianas propias de las edades tempranas:

  • Respeta las actividades que elige y saben hacer por sí solo, ya que en estas edades el esfuerzo y la autonomía personal se llevan de la mano.

  • Recuerda felicitar a tu hijo cuando consigue hacer algo después de

  • mucho esfuerzo o ha estado muy cerca de conseguirlo. El truco es no ser muy exigente desde el principio, relativizar el resultado, valorar la intención y la capacidad de esfuerzo.

  • Elige tareas que sea capaz de hacer solo, aunque le lleve algo más de tiempo y trabajo.

  • Puedes ayudarte de pequeños incentivos interesantes para realizar tareas que le requieran algo de esfuerzo, pero puedan ser satisfactorias. Por ejemplo, caminar por el parque un buen rato para ir a alimentar a los peces de un estanque o presenciar una actuación al aire libre puede ser muy motivador.

  • Recuerda que la realización de tareas que requieren algo de esfuerzo puede ser también ameno y motivador: cantar con tu hijo o contarle cuentos e historias durante una tarea difícil puede tenerle entretenido y llevarle a esforzarse más. Además, puede suponer un bonito recuerdo de familia.

Ideas y actividades para fomentar el esfuerzo y la responsabilidad

Aunque cada niño es diferente y crece a su propio ritmo, te presentamos algunas sugerencias orientativas por edades:

1 y 2 años: el niño de esta edad puede...

✓ Quitarse pequeñas prendas, e intentar ponerse algunas (calcetines).

✓ Beber solo o con ayuda, (vaso, biberón).

✓ Comer solo sin usar cubiertos o con cuchara, (con ayuda).

✓ Llevar su pañal a la basura o poner su ropa sucia en el cesto o dentro de la lavadora.

✓ Manipular sus juguetes, intentar abrirlos, cerrarlos, agruparlos, ordenarlos...

3 años: el niño de esta edad puede...

✓ Comer solo y usar la cuchara.

✓ Desvestirse solo, ponerse pequeñas prendas.

✓ Vestirse con ayuda, (aunque aún no diferencia el derecho y el revés de la ropa).

✓ Lavarse las manos y secárselas.

✓ Participar con la familia en pequeñas rutinas como poner la mesa,

(poniendo las servilletas) o recoger sus juguetes con ayuda.

✓ Regar las plantas con ayuda.

✓ Ir a pie en trayectos en los que puede caminar sin ser transportado en silla: Andar para ir al colegio, para pasear por un parque o recorrer un pequeño sendero, o acompañarte a hacer la compra.

4 años: el niño de esta edad puede...

✓ Ves