Planes en familia: ideas para disfrutar juntos


Planes en familia, Ideas para disfrutar en familia

Compartir tiempo en familia es beneficioso para padres e hijos. Además, el ocio en familia es una excelente oportunidad para generar un espacio de aprendizaje e inculcar valores. No debemos ver el juego únicamente como entretenimiento y diversión, sino como vehículo fundamental de crecimiento en el desarrollo de los niños; un canal para transmitir rutinas y vínculos afectivos.


Es importante recordar que este tiempo compartido no sea frenético. Hay que tomarlo con calma y asegurarnos que sea de calidad. Si tus hijos perciben tu inquietud o tienen la sensación de que estás deseando irte a hacer otras cosas, puede ser doloroso, llegando incluso a que te rechacen en futuras ocasiones.


Y algo que también nos parece relevante: “perder el tiempo” juntos puede ser muy útil de vez en cuando. No todo tiene que ser organizado y estructurado. Aburrirse juntos o no hacer nada en concreto, también puede ser muy enriquecedor.


A continuación os proponemos distintos planes de ocio. A través de estas actividades podréis fortalecer vínculos familiares, divertiros y olvidaros de preocupaciones.


Jardinería

Para disfrutar de la jardinería no es necesario tener jardín ni grandes balcones. Sólo necesitáis unas semillas de fácil germinación y permitir a vuestros hijos cuidar de alguna planta o flor que plantéis juntos. Como actividad educativa, el cuidado de las plantas, nos enseña cosas como:


Estar al cuidado de un ser vivo requiere responsabilidad y nos educa en el valor de la paciencia; estar a la espera de la germinación. Fomenta valores tan importantes como la constancia y la dedicación.

Haciendo conscientes a los niños de que ser constantes y esforzarse, es vital para lograr cualquier objetivo.

Es una buena actividad para reducir la ansiedad y el estrés de un día a día. Nos produce satisfacción personal, ver la evolución del crecimiento y educa la tolerancia a la frustración.

Idónea para fomentar el respeto por la naturaleza y el interés por mantener un estilo de vida más saludable.


Cocinar juntos


Cocinar padres e hijos genera un vínculo placentero y proporciona una convivencia familiar saludable. No solo se trata de enseñarles a cocinar para que sean autónomos sino también un espacio dónde aprender la importancia del esfuerzo, la paciencia y la dedicación. Además desarrollan habilidades como el trabajo en equipo, la toma de decisiones y la organización.

Y no debemos olvidar que es una buena actividad para estimular la imaginación y creatividad.




Álbumes de fotos

Con la era de la digitalización hemos perdido viejas costumbres. Los álbumes de fotos son una de ellas. Podemos recuperarla creando un álbum familiar donde almacenar recuerdos especiales. Podréis guardar todos aquellos momentos, imágenes y detalles que os han acompañado.

A los niños les encanta mirar fotografías y recordar las experiencias. Podéis aprovechar para contar historias sobre familiares e inculcarles el importante valor de la familia.


Manualidades y juegos de mesa

Los clásicos juegos de mesa nos dan la oportunidad de mejorar la comunicación y el vinculo familiar. Un juego que entretenga a todos, supone tener a la familia reunida durante horas. Los niños son los que más disfrutan y aprenden mucho.


Los más pequeños pueden asimilar conceptos como el de respetar normas, saber interrelacionarse, cooperar, resolver problemas, tomar decisiones o entender la importancia de saber ganar o perder. También es un buen momento para alejarles de las pantallas.


Otro recurso son las manualidades. Además de la diversión aportan múltiples beneficios como el desarrollo de la creatividad, ejercicio de la motricidad, la concentración, la estimulación de los sentidos…


Un paseo por la ciudad

Todas las ciudades tienen maravillas por descubrir. Una buena idea es aventurarse a ser turista en vuestra propia ciudad y conocer o descubrir rincones que no soléis visitar habitualmente.


Excursiones en la naturaleza

Podéis planificar excursiones a destinos cercanos de vuestro lugar de residencia.

La naturaleza proporciona beneficios muy saludables, en cualquier estación del año. Los niños podrán jugar, explorar e investigar.

Dentro de la excursión, planificar una ruta de senderismo es una buena idea para permanecer activos. Elegir una adecuada, para todos e ir bien equipados es lo más importante.

Salir de viaje o excursión en familia, es una experiencia maravillosa que contribuye a fortalecer los vínculos familiares.


Hacer deporte juntos

Los beneficios del deporte son de sobra conocidos. Vosotros sois el mejor ejemplo para los niños, si ellos os ven haciendo deporte, también querrán hacerlo.

Buscar una actividad que podáis compartir, como la natación o montar en bici.


Visitar museos o exposiciones

La prestación cultural es variada en función del lugar donde cada uno vive. No importa que museo o galería visitéis, lo importante es acercar la cultura a los niños desde que son pequeños. Visitas idóneas donde conocer las ciencias, la historia, el Arte, el patrimonio natural… de manera divertida.

Podéis informaros de la agenda de exposiciones disponibles en vuestra ciudad o cerca de vuestro lugar de residencia.

Una gran idea es contarles un cuadro y luego jugar desarrollando la imaginación. Los museos son puertas de acceso a la creatividad, fomentan hábitos mentales importantes como hacerse cuestiones, soñar e imaginar, todo ello fundamental para el desarrollo cognitivo y emocional.

Lugares clave donde las familias pueden divertirse juntas en un ambiente acogedor.


Conciertos para niños

La música, como el arte, deberían estar presentes en nuestras vidas. Especialmente que los momentos musicales formen parte del desarrollo y las experiencias de los más pequeños.

Una buena propuesta para desconectar de la rutina es acudir, en familia, a algún concierto. Una excelente actividad para ampliar el bagaje sonoro de vuestros hijos y mejorar el plano intelectual, sensorial y emocional.

La música proporciona muchísimos beneficios. Ayuda al desarrollo de nuestro cerebro, contribuye a mejorar la confianza y la empatía, la atención, la concentración y la memoria. Fomenta la creatividad y favorece el gusto por la cultura y el arte.

Un plan completo que no os podéis perder.


Fomentar el gusto por la lectura


La lectura tiene multitud de beneficios. Leer potencia la imaginación, ayuda al niño a divertirse solo y fortalece la capacidad de concentración.

Una propuesta para fomentar este gusto fuera de casa, es a través de los cuentacuentos. Busca espacios en tu pueblo o ciudad y anímate a participar en este tipo de actividades. Y si no encontráis ninguno siempre podéis hacerlo desde casa.


Voluntariados

No hay mejor actividad para fomentar la solidaridad en la familia. El voluntariado es una acción desinteresada que se realiza con el objetivo de ayudar a personas vulnerables y sus comunidades. Es una buena opción para que los más pequeños conozcan otras realidades.

El voluntariado u otras actividades solidarias, como donar juguetes, ropa, ponerse en el lugar de los otros, favorece la unión familiar.



Compartir tiempo en familia es esencial. La familia debe estar en la cabecera de tu lista de prioridades. No siempre podremos pasar todo el tiempo juntos que nos gustaría pero sin duda, merece la pena intentarlo. Y como hemos mencionado anteriormente, la idea no es organizar o llenar hasta el último minuto de nuestra agenda sino compartir tiempo de calidad. Espacios y momentos en los que además de disfrutar y pasarlo bien, eduquemos y aprendamos.


#Familia #Padresehijos #Vacaciones #Fiestas #Ambientepositivo #Emociones

 

Copyright (c) 2022 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos