Austeridad: propuestas prácticas para menores de 6 años

Actualizado: 6 de jul de 2020


Ya hemos hablado sobre la Austeridad: ¿qué es y por qué es importante? y hemos dato pautas para cultivar y ser ejemplo de austeridad como padre o madre, ahora es momento de poner en marcha actividades prácticas y sencillas que puedes llevar a cabo con tus hijos de hasta 6 años.

Te dejamos algunas actividades:

1. ¿Nos vamos de compras? (5-6 años)

Aprovechando que ya comprenden qué es el dinero, el coste de las cosas o si un objeto es más caro o barato que otro, podemos empezar a tomar decisiones sobre nuestro dinero.

Para este juego solo necesitas monedas y billetes de juguete (los podéis comprar o fabricar vosotros mismos). Después escoged objetos de la casa y ponedles un precio (libros, peluches, fruta...). A continuación repartid el dinero entre todos los que juguéis y ¡a comprar se ha dicho!

La idea es que comprendan que no se puede tener todo lo que se quiere, que en ocasiones hay que decidir entre cosas que nos gustan, y que el dinero es limitado y hay que administrarlo bien.

2. Necesito vs. quiero (a partir de 4 años)

Se hacen fichas con dos opciones. Una de ellas es algo que necesitamos y la otra, algo que se puede considerar un capricho. Después, se le pide al niño que teniendo en cuenta lo que es más importante para vivir, elija con qué opción se quedaría de cada ficha. Y por último, se habla un poco de su decisión y de las consecuencias que tendría esa opción.

Es probable que al principio del juego se decanten por lo que más le llama la atención como pueden ser los juguetes. Es esperable que a medida que avanza el juego y van integrando la diferencia entre necesidades y caprichos, vayan diferenciando mejor.

Estos son algunos ejemplos:

Agua- Galletas / Juguetes- Ropa / Comida- Bicicleta / Muñeco- Casa...

3. Selecciona actividades y juguetes sencillos

Mucho se habla de la sobreestimulación a la que están sometidos los niños y adolescentes. La Tablet, la televisión o el móvil se han convertido, por desgracia, en los mejores amigos de nuestros hijos y esto, no nos parece nada deseable. Por eso te proponemos empezar desde muy pequeños a mostrarles otras alternativas y a posponer un poco más, el comienzo de la utilización de estos artilugios.

Estas son algunas ideas:

Cread un huerto/jardín urbano. A los más pequeños les encanta porque al ser algo sencillo, pueden participar en todo el proceso. Sembrar, regar, cuidar... Además de lo divertido que es ver cómo van creciendo las plantas contribuye a que se responsabilicen de algo desde pequeños.

Juegos tradicionales: yoyó, canicas, rayuela, bolos, comba, escondite, construcciones, muñecos, chapas...

Actividades al aire libre: bicicleta, jugar en parques, búsqueda del tesoro, observar insectos, deportes de equipo, yincanas...

Manualidades: pintura, plastilina, recortables...

Tener una mascota que no requiera excesivo gasto y cuidado. Un pez, un pájaro o una tortuga pueden ser buenas ideas. Además pueden invertir parte de su paga en el mantenimiento de los mismos.

4. Mercadillo (a partir de 4 años)

A estas edades los juguetes y la ropa duran muy poco. El desarrollo es muy rápido y enseguida la ropa se queda pequeña y los juguetes dejan de ser estimulantes y divertidos. Aprovechando esta situación, podemos involucrar a los pequeños en la renovación de sus pertenencias haciéndole ver lo importante que es darle una segunda vida a las cosas y cómo otras personas pueden disfrutar de aquello que a nosotros ya no nos sirve. De esta forma les estamos mostrando la importancia no sólo de la austeridad, sino de la generosidad y la bondad.

Pero, aunque este ejercicio nos parece muy interesante, te avisamos que es probable que se resistan a desprenderse de muchas de sus cosas. Si ves que esto ocurre, puedes animarles haciéndoles ver lo contento que se pondrá quien lo reciba, plantearlo como regalos que hacemos por cumpleaños u otras fechas... Pero si a pesar de todo, observa que se resiste mucho a donar alguna de sus cosas, es preferible que no le obligues y lo dejéis para más adelante.

5. Trueque

En lugar de comprar y comprar, te proponemos intercambiar libros, juguetes, ropa... con hermanos, vecinos o primos. Con estos trueques les enseñamos el valor de compartir y la importancia de darle varias vidas a las cosas.

Otros recursos

Libros y cuentos:

Ratón de campo y ratón de ciudad

Fábula popular

Esta historia nos enseña que con frecuencia la felicidad y la tranquilidad están en las cosas sencillas. Nos parece una buena forma de educar desde pequeños en la sencillez. Además de hacerles comprender que la felicidad suele estar en las pequeñas cosas.