top of page

Cómo prevenir el consumo de pornografía en niños y adolescentes

En nuestro artículo El consumo de pornografía en niños y jóvenes: cifras alarmantes. No pienses que esto les pasa a otros y que tu hijo es una excepción, tratábamos el problema del consumo de pornografía en menores, analizando cómo éste se produce a edades cada vez más tempranas, con el consecuente impacto negativo en el desarrollo emocional, afectivo y social de niños y adolescentes.

Si tienes hijos con edades comprendidas entre los 8 y los 17 años probablemente te preguntarás qué hacer al respecto y cómo hacerlo.

Con este segundo artículo queremos ofrecerte recursos y herramientas para intentar evitar este grave problema, protegiéndoles de circunstancias poco apropiadas para su edad.



Empecemos por prevenir…


Ante todo, nos parece fundamental la prevención. Sabemos que abordar el tema de la sexualidad con los hijos, y más en concreto, hablar con ellos sobre pornografía, no resulta tarea fácil. Muchos padres desconocen si hay una edad indicada para hacerlo y consideran que hablar con hijos pequeños sobre esto es incómodo. Pero lo que es seguro es que si el menor, niño o adolescente, tiene un dispositivo con acceso a internet sin ningún tipo de filtro o control parental, tarde o temprano acabará topándose con estos contenidos. Es mejor que entonces tu hijo ya sepa de qué se trata.

Nos parece fundamental, en primer lugar, que procuréis estar al día vosotros sobre contenidos peligrosos que, respecto a la pornografía, vuestros hijos pueden encontrar. Creemos que, aunque desagradable, puede resultar imprescindible conocer ciertos datos que, como padres o adultos, debéis tener si queréis prevenir y proteger a los niños. Os ponemos algún ejemplo, extraído del libro de Beatriz Izquierdo De los Reyes Magos al porno:


➤ Ha nacido un movimiento conocido como MAP, movimiento de personas atraídos por menores. Un grupo de pedófilos lidera este movimiento que busca que se reconozca esta atracción como orientación sexual. Quieren que se les diferencie de los pederastas y que la OMS no los considere enfermos mentales. Proponen incluso el 25 de abril como Día Internacional del orgullo pedófilo. ¿Os resulta espeluznante? Pues es una realidad.


No tiene mucho sentido escandalizarnos por este u otros datos cuando entre la pornografía validada, libre y mundialmente consumida se encuentran videos como “Sexo con mi padrastro, desvirgar a mi hermanastra”, etc. Hay estudios que indican que algunas personas disfrutan viendo contenido como violaciones a personas inconscientes. Mientras sigamos permitiéndolo, seguirá existiendo. Y lo que es peor seguiremos fomentándolo.

Creemos que es hora de decir BASTA y de poner el foco en las víctimas, (muchos de ellos menores). Es hora de levantar la voz para poner el punto de mira en los agresores, en los que promueven estas acciones, en los que consumen, en silencio, pero que ayudan a mantener esta industria inhumana.

No se trata de algo únicamente inmoral. Como bien dice la criminóloga Beatriz Izquierdo, “no se trata del sexo, sino de las actuaciones que promulgan”, (vejaciones, incesto, pederastia, violaciones…). El porno es una industria multimillonaria y legal, que actualmente se sitúa en ingresos por delante de la industria farmacéutica, (mueve anualmente unos 100.000 millones de dólares en todo el mundo). El portal más importante del mundo, Pornhub, recibe más de 42.000 millones de visitas anuales y una media de 130 millones de visitas diarias.

Si os interesa recoger más información sobre este aspecto, os recomendamos El artículo de Nicholas Kristof en el New York Times, diciembre 2020, en el que se detalla cómo la página Pornhub tuvo que poner límites.


Por estas y muchas otras razones, antes de que tus hijos empiecen a navegar solos por internet, nuestra primera recomendación, es que intentéis prevenir que accedan a estos contenidos y así protegerles de las consecuencias de su uso.

Esta prevención debería estar relacionada con vuestra visión familiar sobre la educación afectivo sexual en general y verse enmarcada dentro de una crianza de los hijos fundamentada en la transmisión de valores. Aunque te mostramos a continuación algunas recomendaciones, puedes consultar nuestras guías para profundizar en aspectos más concretos.


Habla con tu hijo sobre sexo y relaciones, de forma natural, poniéndole en contexto de lo que son las relaciones saludables y amorosas, el consentimiento, el respeto, etc. Educarles para que puedan tener relaciones afectivas sanas con otras personas es muy importante y forma parte de su educación. Lo relevante en este punto es que la información le llegue del entorno familiar, para que tenga un encuadre adecuado que le ayude a comprender el mundo adulto. Consulta nuestros consejos para hacerlo de forma adecuada en el artículo cómo hablar de sexo en familia.


➤ No tengáis miedo, como padres, de darle demasiada información demasiado pronto, y despertar así su curiosidad sexual antes de tiempo. Es mejor que tenga ese encuadre sensato cuanto antes para poder comprender información procedente de otras fuentes, como sus iguales o lo dispositivos móviles. Según la Dra Margaret Stager del Case Western Reserve: “demasiada información, demasiado pronto, es una circunstancia rara en el mundo de hoy. El extremo opuesto – que tus hijos no conozcan tus valores, en lo que se refieren al sexo – es mucho más peligroso. Por la sociedad en que vivimos, las consecuencias de evadir estas conversaciones superan por mucho las consecuencias de dar demasiada información demasiado pronto.” Mientras los padres callamos, el mundo les bombardea a información desde muy temprano. Se trata de ayudarles y educarles en el tema de su sexualidad y no dejarlo en manos de terceras personas o lo que es peor, en manos de internet.

El slogan de la fundación FAD lo deja muy claro: “Por no, porno. Educa a tus hijos antes de que el porno lo haga por ti”. Con esta campaña lanzada el año 2021, la fundación trata de alertar a los padres y madres sobre las consecuencias que un acceso temprano a la pornografía puede tener.


Promueve una comunicación fluida y natural en familia sobre los temas que podemos encontrarnos en internet. Mantener conversaciones periódicas sobre internet y las redes sociales le ayudará a tener confianza y desarrollará su pensamiento crítico sobre la información a la que accede.



Pacta con tus hijos un uso adecuado de los dispositivos con conexión a internet, (podéis hacerlo, por ejemplo, en una reunión familiar), recordándoles las “reglas del juego” y de convivencia, así como la importancia de ser cuidadosos y respetuosos en la interacción con otros. Recuerda que no consiste en que dejen de usar estos dispositivos, sino que aprendan a usarlos adecuadamente.


Cuando estéis en casa, procurad que la conexión a internet se haga en lugares comunes, como el salón, evitando que se encierren ellos solos con el teléfono móvil o la tablet en su habitación o en el cuarto de baño.


Recuerda a tus hijos que los contenidos que consultan a través de internet no son privados y que vosotros, como padres responsables, habéis de conocer su historial de navegación con el fin de protegerles de engaños o de información poco apropiada para su edad.


Reduce el tiempo que tus hijos pasan en internet, proponiendo otras alternativas de ocio saludables.


Retarda todo lo posible la edad de su primer móvil con conectividad. Recuerda que el cerebro infantil y adolescente aún está en desarrollo y que el hecho de que pueda conectarse a internet comporta más ventajas que desventajas. Nosotros recomendamos posponer el uso de un smartphone hasta la edad de 12 ó 13 años. En muchas ocasiones, pactar acuerdos al respecto con otras familias del entorno, (amigos del barrio, colegio, primos), puede hacer que tus hijos no se sientan diferentes al resto.


Si necesitas comunicarte con él puedes comenzar a hacerlo con un móvil más sencillo, sin acceso a internet. En la web de “Pantallas amigas” puedes consultar algunas recomendaciones al respecto Los 10 mejores teléfonos móviles recomendados para menores y adolescentes (pantallasamigas.net)


Habla con tu hijo sobre privacidad y consentimiento. Tener un teléfono con cámara abre el mundo a la posibilidad de obtener fotografías y vídeos que pueden ir más allá de la intimidad personal de un preadolescente. Asegúrate de que entiende que no vulnera su privacidad al mostrarse ante los demás. Enseñándole estos límites y dándole herramientas para que sepa decir “no” le estás protegiendo.


Aumenta la seguridad de la conexión online en casa. Establece filtros de control parental con el fin de limitar y monitorizar el acceso de los menores a internet. Con las aplicaciones de control parental es posible administrar lo que sí/no quieres que vean tus hijos, las redes sociales a las que pueden acceder, el tiempo diario que pueden estar conectados, etc. Consulta algunos de los controles parentales más utilizados en Mejores Apps control parental | OCU Bloqueando el contenido pornográfico y explícitamente sexual les estás protegiendo.


El control parental no te exime de hablar con tu hijo sobre este tema cara a cara, ya que los filtros no son 100% seguros. Además, tus hijos pueden acceder a contenido inadecuado a través de otros dispositivos. A veces los menores se topan con contenidos pornográficos de forma accidental o a través de la influencia de otros menores. Antes de que esto suceda, estaría bien advertirles sobre la pornografía.



Conversa con tu hijo sobre estos contenidos que pueden encontrar en internet, tratando explícitamente el tema de la pornografía. Se trata de un utilizar un mensaje simple que se puede ofrecer con naturalidad y de manera acorde a su edad. “En internet puedes encontrar cosas que no son adecuadas para niños. A veces hay fotos y vídeos de personas desnudas. Se llama porno o pornografía”.


Si tu hijo tiene entre 6 y 11 años, procura explicarle y adelantarle con términos sencillos lo que puede ver por accidente, indicándole que no es bueno para él. “Ver videos de personas desnudas no es bueno para los niños de tu edad, ya que te puedes asustar mucho. Si ves un video o una foto de personas desnudas, cierra los ojos y avísame. Si yo no estoy, avisa a un adulto de confianza. Te ayudaremos a apagarlo, Aunque no es culpa tuya, no queremos que veas esas cosas, ni siquiera por error”.

Podemos tomar como referencia esta nota del libro Imágenes buenas, Imágenes malas “La mayoría de los niños y niñas que ven pornografía saben inmediatamente que algo no va bien. Algunos dicen que les hace sentir avergonzados o que les revuelve el estómago”.


Si tu hijo es adolescente o preadolescente, explícale que los contenidos pornográficos que se pueden encontrar son ficción y que lo que puedan ver probablemente no se corresponde con la realidad. La visión que el porno ofrece sobre las relaciones sexuales adultas es violenta, agresiva y muchas veces vejatoria. En la pornografía las relaciones sexuales están deshumanizadas y, por lo tanto, lo que vemos es irreal e inmoral.


Indícale vuestro rechazo al visionado de este tipo de contenido, atendiendo a que les quede claro cuáles son “las reglas del juego”. Intenta compartir vuestra actitud familiar desde un punto de vista moral y crítico, para que tu hijo entienda el motivo por el cual rechazáis la pornografía.



CINCO ideas RESUMIDAS que tu hijo debería comprender sobre el porno


1. Existe un gran negocio alrededor del sexo comercial.


2. El porno fomenta un estilo de vida inadecuado, (muchas de las personas que participan en la pornografía son explotadas).


3. La pornografía muestra una imagen del sexo que no es real, sino artificial, comercial e impersonal.

4. El porno puede contener comportamientos amorales, como la violencia, el abuso o el no consentimiento en las relaciones sexuales. Además, el porno ofrece en ocasiones una imagen denigrada de la mujer.

5. Visionar porno a la larga nos hace infelices, ya que nos aleja de conectar con otras personas y nos puede hacer adictos.

Enseñadles a rechazar la pornografía: Para ello os podéis valer de guías, videos, libros, u otros recursos que os hagan la tarea más fácil y gráfica. Nosotros os recomendamos, por ejemplo, el libro de Jensen M.A., K. (2021) Imágenes Buenas. Imágenes Malas. Puedes encontrar más información en este enlace: Imágenes buenas, imágenes malas Jr | Delibris


Desarrolla su visión crítica hacia los contenidos sexualizados de las redes sociales y los medios de comunicación en general. La pornografía no es el único contenido sexualizado perjudicial para tu hijo, aunque sí puede ser el más impactante. En ocasiones, los anuncios de televisión, las series y las películas pueden lanzar mensajes que entren en conflicto con vuestra visión familiar de la afectividad y la sexualidad. En estos casos, el diálogo en familia es nuestro mejor aliado. Aprovecha cualquier ocasión cotidiana para hacerle pensar o recalcar mensajes exagerados o inapropiados. Consulta nuestra guía sobre el desarrollo del pensamiento crítico para profundizar más en este tema.


Recursos para padres en el ámbito de la prevención del consumo de pornografía.


Libros:


Salmones, hormonas y pantallas del Doctor Miguel Ángel Martínez-González (2023)


De los Reyes Magos al porno de la Criminóloga Beatriz Izquierdo (2022).


Imágenes buenas, imágenes malas: Protegiendo a los más pequeños contra la pornografía de la fundadora de la página Defend Young Minds Kristen A. Jenson, MA (2016)


GOOD PICTURES, BAD PICTURES jr., Kristen A. Jenson, MA (2017)


Webs


● Campaña de la fundación FAD para prevenir el consumo de pornografía entre los menores con el slogan “Por no, porno. Educa a tus hijos antes de que el porno lo haga por ti”. https://fad.es/notas-de-prensa/fad-lanza-una-campana-para-prevenir-el-consumo-de-pornografia-entre-los-menores/


● La página internetmatters.org (https://www.internetmatters.org/es/) ofrece, de la mano de la Dra. Linda Papadopoulos, unas guías para padres de lo que se debe y no se debe hacer para abordar la pornografía en línea con los niños.


● La web defendyoungminds.com ofrece recursos a las familias para comunicarse y prevenir el uso de la pornografía en niños y adolescentes.


1 comentário


ANGEL SOMOANO PELLICO
04 de dez. de 2023

Es importante recomendar el uso del "navegador de escritorio" Google Chrome" que en principio CORTA el acceso a este tipo de contenidos, y desinstalar resto de navegadores ya que aunque en ellos "se pueden activar" diferentes complementos que hacen de barrera, también fácilmente "se pueden desactivar ".

Curtir

Echa un vistazo a nuestras últimas entradas

bottom of page