Vacaciones de Semana Santa: desconectar para conectar con tu familia

Las vacaciones de Semana Santa están a la vuelta de la esquina y ya se empieza a notar el nerviosismo. Cuando llegan estos ansiados días de descanso podemos cometer el error de abandonar hábitos que dan estructura al día y que si se pierden, cuesta mucho instaurarlos de nuevo. Por eso, y dado que estas vacaciones son cortas, os animamos a que no caigáis en el caos y dejéis de lado todas esas rutinas que tan útiles son. Además, creemos que estos días en los que podemos pasar más tiempo en familia son perfectos para conectar con los hijos y para educar en valores y destrezas.


Estas son algunas de nuestras ideas:


1. Tener un horario es importante. No hay que madrugar tanto y podemos irnos a la cama un poco más tarde pero sin caer en la desorganización. Piensa que las vacaciones son muy cortas y antes de que te des cuenta, estaréis de nuevo poniendo el despertador para volver al cole.


2. Mantén las buenas costumbres. Nos parece importante que se mantengan ciertas rutinas como hacer tareas académicas o practicar alguna actividad física. Romper con el hábito de hacer deberes puede ocasionarte más de un quebradero de cabeza cuando volváis de vacaciones. Nuestro consejo es que planifiquéis los momentos de estudio, deberes o actividades didácticas con antelación y que cada día hagan algo. Es probable que en el colegio le hayan mandado deberes pero si no es así, los cuadernos de actividades por edades son una buena opción. Aquí te dejamos algunas sugerencias, en todos ellos hay varios niveles por edades:


- Cuadernos Rubio

- Mi cuaderno Montessori

- Cuadernos de vacaciones


Por otro lado, el deporte debe estar también presente. En el colegio suelen tener actividad física, se mueven, corren, juegan de forma más activa… y durante las vacaciones se corre el riesgo de caer en el sedentarismo. Mantener unos mínimos es importante tanto para su desarrollo físico como para equilibrio mental. Podéis salir con las bicis, ir a un parque y hacer carreras, saltar a la comba, practicar algún deporte en familia… No te olvides de incluir el deporte en las rutinas de tus hijos.


3. Aprovecha para educar en valores importantes. Las vacaciones siempre nos han parecido el espacio perfecto para enseñar habilidades que permitan que nuestros hijos sean más autónomos y responsables. En este artículo te damos ideas para hacerlo. También puedes promover el pensamiento crítico charlando sobre temas relevantes y debatir sobre ellos. Si quieres saber más sobre este tema lee esta guía. O aprovechar el tiempo para promover la gratitud, la responsabilidad o el optimismo.


4. Se creativo y propón actividades atractivas. Dado que en vacaciones tenemos algo más de tiempo, puede ser un buen momento para hacer cosas diferentes y salir de la rutina. Además, cuanto más atractivas sean las opciones que propones, más probable es que tus hijos se animen a hacerlas. Estas son algunas ideas:


a. Paseos por la naturaleza. Ahora que pasamos tanto tiempo en casa, estar en contacto con la naturaleza es un regalo. Puedes irte al monte, pasear por el campo o ir al parque de tu barrio. Estar rodeado de verde, arboles, piedras, tierra… es algo muy reconfortante y estimulante. Los chicos pueden saltar, correr, conocer y explorar plantas, insectos… Y si el tiempo lo permite, podéis hacer un picnic y pasar un día estupendo y diferente.


b. Teatro, espectáculos de magia… Hay opciones muy diversas y divertidas, busca y seguro que encuentras muchas opciones. Si por tus circunstancias no puedes acceder a estos recursos, pueden montar el espectáculo en casa. Podéis representar una historia, montar un circo o por qué no, intentar hacer algún truco de magia. En internet puedes encontrar mil opciones.



c. Manualidades. Es una manera estupenda de pasar el rato al tiempo que potencia la creatividad, la concentración y la motricidad. El mundo de las manualidades es verdaderamente extenso, podéis hacer cualquier cosa que se os ocurra y sin tener que invertir demasiado. Te damos algunas ideas:

- Con rollos de papel

- Con papel de periódicos

- Con cáscaras de huevos

- Huevos de pascua

- Con cartones de huevos

- Mosaicos con diferentes materiales


d. Visitar museos. Las exposiciones y museos son didácticos y divertidos. Una buena forma de conocer pintores, culturas, animales o casi cualquier cosa de una forma amena. Muchos de ellos te ofrecerán actividades para los más pequeños pero si no es así, podéis crear vuestros juegos. Por ejemplo: buscar un animal determinado en un cuadro, inventar una historia a partir de lo que se ve en la imagen, hacer el sonido de un animal si visitáis el museo de Ciencias Naturales…


e. Ir al zoo o una granja escuela. A los niños les encantan los animales. Si vivís en una ciudad es probable que no hayan visto nunca una oveja, un cerdo o una cabra y animales más exóticos como un tigre, un flamenco o un hipopótamo mucho menos. Es una actividad en la que se pueden aprender muchas cosas, se está al aire libre, es estimulante y novedosa… Sin duda un planazo.



5. Recurre a los básicos que nunca fallan. Depende de la edad, gustos… Busca aquellas opciones que encajen mejor con tus valores y preferencias. Estas son nuestras recomendaciones:


a. Películas.


I. El príncipe de Egipto. Cuenta la historia de Moisés de una forma divertida y didáctica. Además de conocer esta parte de la Biblia, se abordan temas como el amor o la familia.


II. El hombre que hacía milagros. Narra los últimos días de la vida de Jesús. Un recorrido por esos momentos tan importantes contado de forma cercana y sencilla.


III. Canta. Si lo que os apetece es algo diferente y súper entretenido, esta película es perfecta. Un claro ejemplo de superación, de confianza y perseverancia.


IV. Un puente hacia Terabithia. Dos adolescentes inventan un mundo en el que todo es posible. Una película para desarrollar la imaginación y para comprobar cómo siempre es posible intentar superar las dificultades.


b. Libros.


I. ¿Dónde está Wally? Mítico libro de entretenimiento con el que pasar un rato agradable trabajando la atención y la paciencia. Un clásico que nunca falla.


II. Una cena monstruosa. Una lectura amena, sencilla y divertida. Perfecto para no abandonar la lectura durante las vacaciones.


III. Iluminaturaleza. Interesantísima lectura. Ayudados de unos filtros de colores, tus hijos podrán descubrir 10 ecosistemas increíbles. Conocer más del planeta y divertirse al mismo tiempo es posible con este libro.


IV. Academia de ingeniería. El espacio. Un libro muy completo en el que hay manualidades, información, juegos… relacionados con el espacio. Una lectura entretenida y de la que extraer muchos aprendizajes.


Esta es una recopilación de ideas pero hay infinidad de opciones. Pasar tiempo en familia realizando este tipo de actividades es la mejor forma de sacar el máximo partido a las vacaciones. Pasareis momentos estupendos que quedaran para el recuerdo.

106 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook
  • Instagram

AVISO LEGAL

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos