• Educamos en Familia

Austeridad: propuestas prácticas para niños entre 6 y 12 años


Ya hemos hablado sobre la Austeridad: ¿qué es y por qué es importante? y hemos dato pautas para cultivar y ser ejemplo de austeridad como padre o madre, ahora es momento de poner en marcha actividades prácticas y sencillas que puedes llevar a cabo con tus hijos de entre 6 y 12 años.

Te dejamos algunas actividades:

1. Cuenta bancaria familiar (a partir de 8 años)

Este ejercicio nos lo proponen Linda y Richard Eyre. Parten de la idea de que si los chicos tienen la oportunidad de ganar y gestionar su dinero, interiorizarán valores tan importantes como la austeridad, la responsabilidad y la moderación.

Se necesita:

  • Caja con una ranura en la tapa y con candado (Banco Familiar)

  • Un talonario con el nombre de cada hijo (lo podéis fabricar en casa)

  • Panel con 4 clavijas

¿Cómo hacerlo?

1º Informa a tu hijo que a partir de ahora participará en la economía familiar. Esto supone que podrá disponer de más dinero pero parte de éste, se lo tendrá que ganar y lo utilizará para sus gastos en lugar de pedirlo a los padres. El dinero se depositará en el “Banco familiar”, tendrá unos talonarios para sacar el dinero y unos recibos que registren cada vez que se ingresa dinero.

Decidid la cantidad que tendrá en un inicio la cuenta. Por ejemplo 30 euros.

2º Explica que la casa requiere un mantenimiento y unas tareas (tirar la basura, hacer la compra, limpiar...) Te recomendamos que hagas un listado de todas estas tareas para que todos podáis verlas. También decidid si algunas de estas tareas estarán remuneradas y con qué cantidad.

3º Anima a tu hijo a pensar qué rutinas o tareas de casa podría hacer para ganar algo más de dinero. Aquí entraría en juego el tablero de las 4 tareas. Cada tarea que se realice sumará un punto que se contabilizará cada noche. Al final de la semana se hará un recuento y se pagará la cantidad correspondiente. Los autores nos ponen este ejemplo pero tú lo puedes adaptar según vuestras necesidades:

  • 1º Tarea de la mañana: levantarse a tiempo, tomar todo el desayuno y prepararse para ir al colegio.

  • 2º Tarea de la tarde/deberes: realizar todos sus deberes y leer un rato.

  • 3º Tarea de “zona”: ordenar y limpiar la zona común previamente asignada. Por ejemplo un pasillo, la estantería...

  • 4º Tarea de la noche: lavarse los dientes e irse a dormir a su hora

Algunas cosas a tener en cuenta:

✓Para que tus hijos no hagan las cosas únicamente por el dinero que van a recibir, debes dejarles claro que solo estarán remuneradas determinadas tareas y que habrá otras que se tendrán que llevar a cabo sin recibir nada a cambio. Por otro lado, las tareas reflejadas en el tablero tienen como objetivo no sólo obtener dinero extra sino facilitarnos la vida en casa.

✓ Este sistema está pensado para no tener que “ir detrás” de tus hijos recordándoles las cosas. Busca promover la responsabilidad y autonomía por eso, el recibo sólo se dará si además de haber realizado la tarea, lo ha hecho y registrado el mismo en el tablero. Dale tiempo a tus hijos hasta que ellos encuentren su propia motivación para cumplir sus tareas.

✓ Recuerda que este sistema tiene como objetivo que tus hijos aprendan a gestionar y tomar decisiones sobre su propio dinero por eso, si se quedan sin dinero por no haberlo administrado bien, haberse comprado algo caro o no haber tomado una buena decisión... no debes adelantarle el dinero. ¡En el banco familiar no se conceden préstamos!

** Si hay cosas que no consideras que deben ser compradas aun teniendo el dinero, deben ser expuestas antes de comenzar a aplicar este método. Por ejemplo: comprarse una videoconsola o una moto.

Céntrate en lo positivo. Refuerzalabuenagestióndeldinero,elesfuerzo para conseguirlo... Es una buena forma de motivar y mantenerlos en el buen camino. Procura no comparar unos hermanos con otros.

La idea es que con este sistema la paga sea cada vez menor y que el dinero lo consigan con su esfuerzo. Por eso es importante que calcules más o menos lo que suele necesitar tu hijo para que realizando las tareas, se acerque a esa cantidad.

2. El método de las 3 huchas

El objetivo es que aprendan a gestionar sus ahorros y a que tengan una relación sana y responsable con el dinero. Para hacerlo más divertido te proponemos que fabriquéis vuestras propias huchas.

Materiales:

- 3 recipientes que sirvan para guardar el dinero (cajas, sobres, tarros de cristal...)

- Etiquetas para marcar cada hucha.

- Rotuladores, lápices o bolígrafos.

Cómo hacerlo:

1. Ponemos una etiqueta a cada hucha. Los rótulos son:

GASTAR: dinero para gastos cotidianos como salir el fin de semana o comprar un helado, cromos...

AHORRAR: dinero que no se puede coger salvo que sea una urgencia y no se disponga de dinero en la hucha “Gastar”

AYUDAR A OTROS: dinero destinado a alguna causa solidaria consensuada con la familia.

2. Cada vez que nuestro hijo obtenga dinero por un cumpleaños, por la paga, comunión... repartiremos el dinero en estas tres huchas. Por ejemplo: Si le damos 5 euros de paga: 3 euros para gastar, 1 para ahorrar y 1 para donar.

*El porcentaje que se destina a cada hucha puede variar en función de la cantidad recibida, la situación concreta de nuestro hijo... Pero no olvides que siempre hay que repartir el dinero entre las tres huchas.

3. Lo quiero o lo necesito (a partir de 9 años)

  • Este juego tiene como objetivo hacerles comprender la diferencia entre las necesidades y los caprichos.

  • Haz una lista de necesidades y caprichos por áreas (colegio, ocio, casa...)

  • Después asigna un precio a cada una de las cosas y reparte entre tus hijos dinero ficticio. Tendrá que ajustarse a ese dinero y comprar lo que considera más inteligente.

  • Probablemente tenga que decantarse por lo que es necesario y dejar los caprichos en segundo plano.

4. El cazador de caprichos (a partir de 8 años)

  • Es un juego que se hace durante todo el año. Lo puedes utilizar para orientar a tus hijos a comprar de forma responsable.

  • La actividad consiste en decir “Cazado” cada vez que cualquier miembro de la familia quiera comprar algo que es un capricho y no algo necesario (otro par de zapatillas, la última videoconsola del mercado...) El “cazado” deberá echar una moneda (debéis consensuar previamente la cantidad) en un bote. Después podéis comentar la experiencia y buscar alternativas a comprar más (utilizar algo que ya tengamos, pedírselo prestado a alguien, ahorrar para comprarlo...)

  • Al final del año, con el dinero acumulado podéis realizar alguna actividad en familia o donarlo a alguna causa benéfica.

5. Tareas remuneradas (10-12 años)

  • Limpiar el coche, tender la ropa, hacer la compra, limpiar el polvo, bañar al perro... Piensa tareas domésticas que puedan tener una pequeña retribución económica y proponlas como formas de ganar un dinero extra.

  • Además de comprobar que el dinero no cae del cielo, trabajarán el músculo del esfuerzo y la responsabilidad.

6. La fábula del rey Midas (9-12 años)

Utilizando al relato del “Rey Midas” reflexionamos sobre el valor de la austeridad. Te sugerimos algunas cuestiones sobre las que pensar pero puedes utilizar las que quieras.

El Rey Midas

Midas era un rey que tenía más oro que nadie en el mundo, pero nunca le parecía suficiente. Siempre ansiaba tener más. Pasaba las horas contemplando sus tesoros, y los recontaba una y otra vez. Un día se le apareció un personaje desconocido, de reluciente atuendo blanco.

Midas se sobresaltó, pero enseguida comenzaron a hablar, y el rey le confió que nunca estaba satisfecho con lo que tenía, y que pensaba constantemente en cómo obtener más aún. "Ojalá todo lo que tocara se transformase en oro", concluyó. "¿De veras quieres eso, rey Midas?". "Por supuesto." "Entonces, se cumplirá tu deseo", dijo el geniecillo antes de desaparecer.

El don le fue concedido, pero las cosas no salieron como el viejo monarca había soñado. Todo lo que tocaba se convertía en oro, incluso la comida y bebida que intentaba llevarse a la boca. Asustado, tomó en brazos a su hija pequeña, y al momento se transformó en una estatua dorada. Sus criados huían de él para no correr la misma suerte.

Viéndose así, convertido en el hombre más rico del mundo y, al tiempo, en el más desgraciado y pobre, consumido por el hambre y la sed, condenado a morir amargamente, comprendió su necedad y rompió a llorar. "¿Eres feliz, rey Midas?", se oyó una voz. Al volverse, vio de nuevo al geniecillo, y Midas repuso: "¡Soy el hombre más desgraciado del mundo!". "Pero si tienes lo que más querías", replicó el genio. "Sí, pero he perdido lo que en realidad tenía más valor." El genio se apiadó del pobre monarca y le mandó sumergirse en las aguas de un río, para purificarse de su maleficio. Así lo hizo, y todo volvió a la normalidad. A partir de entonces, nunca más se dejó seducir por la codicia y el afán de riquezas.

Preguntas:

  • ¿Qué mensaje crees que transmite esta fábula?

  • ¿Por qué crees que el rey Midas quería ser más rico?

  • ¿A qué cosas crees que le empezó a dar valor?

  • ¿Alguna vez has querido tener más cosas? ¿Cuáles? ¿Crees que esas cosas te harían más feliz realmente?

  • ¿Qué cosas de las que tienes valoras más? ¿Sin que cosas no podrías vivir? ¿Cuáles de esas cosas no se compran con dinero?

7. Cuidando mis propiedades

Educar en la austeridad también implica educar en el cuidado y conservación de las cosas. El material escolar, uniformes, juguetes, mobiliario de la casa… Deben aprender desde pequeños que hay que cuidar las propiedades y darles un uso adecuado para utilizarlas hasta que se agoten o nos dejen de servir como ocurre con los libros de texto o la ropa.

¿Cómo puedes hacerlo? Por ejemplo:

  • Antes de comprar el material escolar, revisar en casa lo que hay del año anterior y utilizarlo.

  • Antes de comprar ropa, ver si le sirve la de hermanos mayores o primos.

  • Si se deteriora los juguetes, uniforme, mochila… por un mal uso, aplicarle una consecuencia negativa (seguir utilizándolo en mal estado, realizar alguna tarea para compensar y “pagar” una nueva…)

8. Comida familiar con recursos limitados

Una buena manera de aprender a valorar lo que tenemos y el valor de las cosas es pedirles a los hijos que propongan una cena familiar o cualquier tipo de actividad con recursos limitados. Por ejemplo, ¿qué podemos cocinar para celebrar una cena en familia únicamente con los recursos que tenemos en casa? ¿dónde podemos ir todos juntos con un presupuesto de …? ¿qué actividades gratuitas para niños hay este mes en la ciudad?

La intención es que utilicen su creatividad y aprendan que las actividades en familia pueden ser muy divertidas incluso cuando se plantean con recursos limitados. Nuestro ingenio puede hacer que podamos divertirnos con sencillez y sin necesidad de gastar mucho dinero: organizar un picnic, salir con las bicicletas a pasear o participar en alguna actividad de tipo gratuito, (como los conciertos al aire libre u otras propuestas culturales que se realizan en algunas ciudades).

Busca actividades que fortalezcan

los lazos familiares

9. Reflexionamos en familia sobre la austeridad

Otros recursos:

Libros:

Nos ha tocado la lotería

Autor: Pere Comellas

Editorial: Takatukas Novelas

A una familia le acaba de tocar la lotería y aunque al principio eso les ha hecho muy feliz… pronto comenzaran los problemas.

Más sobre el tema...

Este artículo forma parte de una guía para educar en el valor de la austeridad. Si quieres seguir leyendo sobre el tema te invitamos a leer los artículos relacionados que encontrarás al final del artículo o a descargar la guía completa.

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos

#austeridad #educamosenvalores #eduarenvalores #valores

  • Facebook
  • Instagram

AVISO LEGAL

Copyright (c) 2019 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos