¿Cómo saber si mi hijo sufre acoso escolar?

Una de las cuestiones que más preocupan a los padres es no darse cuenta de que su hijo está siendo acosado en el colegio. Como todos sabemos, la tendencia entre los jóvenes es a callarse por lo tanto suelen vivirlo en silencio con los riesgos que eso conlleva.



Aunque es difícil generalizar, hay algunas señales que nos pueden hacer sospechar que nuestro hijo está siendo acosado. Estas son las principales:

  • Se resiste a ir al colegio, actividades extraescolares o cualquier sitio en el que puede encontrarse con otros compañeros. Pone como excusa que no le gusta, se siente incómodo o que no le apetece.

  • Finge estar enfermo o manifiesta reacciones físicas para no tener que enfrentarse a determinadas situaciones como las anteriormente mencionadas. Algunas de las más comunes son: dolores de tripa y de cabeza, diarreas o erupciones en la piel. A veces cuesta diferenciar si está mintiendo o si realmente se siente mal. Si tienes dudas, hazle un chequeo médico y observa la evolución de dichos síntomas.

  • Pueden aparecer cambios en su actitud o ánimo. Más decaído (llanto, negatividad…) o agresivo (faltas de respeto, irritabilidad…), menos activo o incluso retraído, cambios de humor repentinos, poco centrado… Da la sensación de “que le ha cambiado el carácter” de repente.

  • Pierde o se le rompen sus pertenencias. Cuando se les pregunta qué ha pasado suelen contestar con evasivas, mienten o dar razones inverosímiles.

  • Puede presentar lesiones en el cuerpo. Moratones, heridas, quemaduras… que no se explican por algún accidente u otra circunstancia conocida.

  • A veces se produce un empeoramiento del rendimiento académico.

  • Pueden aparecer problemas para dormir y aumento o disminución del apetito.

  • En ocasiones hacen comentarios tipo: “soy tonto”, “no caigo bien”, “no valgo para nada”, “soy raro”… Esto suele indicar una disminución de la autoestima.

  • A nivel social se observan dificultades o “rarezas”. No le invitan a cumpleaños o planes, no quieren ir a campamentos, nunca les eligen como compañeros en excursiones o trabajos…

Como decimos, estas son algunas señales que pueden hacerte sospechar que se está produciendo una


situación de bullying. No obstante, nuestro consejo es que no esperes a que tu hijo te lo cuente. Si sospechas, habla abiertamente con él y ponte en contacto con el colegio. Una vez que tengas clara la situación, será el momento de tomar las medidas oportunas. Puedes leer nuestro artículo “Mi hijo sufre acoso escolar. ¿Qué puedo hacer?”





#Situacionesdifíciles #Adolescencia #Colegio

 

Copyright (c) 2022 Educamos en Familia

Nos reservamos todos los derechos